La falla de San Andrés está a punto de quebrar. ¿Qué pasará?

fotonoticia_20150529144515_800 El director del Centro de Terremotos del Sur de California, Thomas Jordan, anunció recientemente que la falla de San Andrés está en peligro crítico, y como tal, podría generar un terremoto de gran magnitud de forma inminente.

En 1906, en el área de la Bahía de San Francisco hubo un terremoto de 7,8, y en 1989, otro de 6,9 en el norte de California. Pero estos eventos no se han producido a lo largo de la falla de San Andrés, lo que conduce a la creencia de que uno se producirá de manera inminente, y dado que la cantidad de estrés que ha acumulado esta zona (ya que no se produce un movimiento sísmico por esta falla desde 1857), cuando llegue será el «Big One»

¿Y cómo de grande será este terremoto? Si bien la película de San Andreas aparece un terremoto de magnitud 9,0, la situación tectónica de California es diferente. Como tal, las predicciones recientes limitan la magnitud máxima posible a lo largo de la falla de San Andrés a una magnitud de 8,0, otorgándole un 7% de posibilidades de que pase en los próximos 30 años. Sin embargo, afirman que durante el mismo periodo hay un 75% de que se produzca un movimiento de 7,0.

Aunque las diferencias entre estas magnitudes pueden sonar significativamente diferentes, obviamente el daño es inevitable (aunque la recreación de la película es, digamos, poco probable). Por ejemplo, la falla de San Andrés no está debajo del océano y como tal, no podrá producir un tsunami. Una apertura de una brecha masiva también suena a fantasía.

Lo que sí es realista, sin embargo, es que se producirá una gran cantidad de destrucción de obras y edificios. Mientras que los códigos de construcción de California son muy estrictos y se recomienda el refuerzo de las medidas de protección sísmica de los edificios antiguos y la prevención de la construcción de nuevos edificios cerca de la falla, no hay manera de hacer una edificación 100% segura.

En un intento de comprender los efectos de un terremoto de 7,8 en la escala de Richter, el Servicio Geológico de Estados Unidos modeló este evento, y se encontró que el daño sería más grave en las construcciones perpendiculares a la falla. Afortunadamente, dichas construcciones son pocas y distantes entre sí, tras una ley aprobada en 1972. Lo que sí se verá afectado, sin embargo, serán al carreteras, internet, tuberías de gas y los cables de alta tensión.

El coste total de los daños a los edificios se estima en 33 mil millones de dólares, con los edificios modernos aguantando bien, pero con los edificios antiguos llevándose la peor parte. Un gran problema serían los incendios ocasionados de las explosiones y los fallos del servicio de gas y electricidad, y su coste se estima más costoso que el de los edificios.

Lo peor de todo es la cifra de posibles víctimas: las estiman en 1.800. Todo esto sin contar con las réplicas, que en un evento de este calibre, sin duda serán numerosas.

Fuente http://www.iflscience.com/environment/sa...
Curiosidades relacionadas