La postal navideña que nos dejan las heladas de Marte

El invierno ha llegado hace pocos días a la Tierra. Para el hemisferio norte, eso significa una bajada de las temperaturas que nos ofrecen preciosas postales navideñas.

No obstante, la Tierra no es el único planeta que ofrece tales vistas. Gracias a una hermosa imagen compartida por la Agencia Espacial Europea, se puede ver una preciosa formación de hielo en Marte. Creada por el Mars Express Orbiter, esta imagen muestra un vasto cuerpo de agua congelada en el cráter Korolev.

Ubicado en las tierras bajas del norte del Planeta Rojo, justo al sur del casquete polar del norte, el Korolev es un cráter de 82 kilómetros resultado del impacto de un meteorito. El depósito de hielo en el interior se estima que contiene casi 1,8 kilómetros de espesor en su punto central.

El hielo permanece congelado a lo largo de las estaciones del planeta debido a un fenómeno conocido como «trampa fría». Cuando las moléculas de la atmósfera pasan sobre un elemento que las contiene (en este caso, el cráter), son enfriadas por el contacto con el hielo, y por lo tanto se condensan y se hunden hacia abajo. El agua tiene una capacidad de calor específica muy alta en comparación con la mayoría de los elementos y otros compuestos naturales, por lo que el hielo enfriará el aire más que el aire calentará el hielo.

Quizá te interese:

Como resultado, el cráter está cubierto permanentemente con una tapa de aire frío, y debido a que los gases en el interior son malos conductores de calor, incluso cuando la atmósfera alrededor de la trampa de frío se calienta significativamente, la temperatura del área alrededor del hielo apenas fluctúa.

El cráter Korolev lleva el nombre del famoso diseñador de cohetes soviético Sergei Korolev, considerado el fundador del programa espacial soviético. Nacido en Ucrania en 1906, Korolev estudió en Kiev y Moscú antes de ayudar a formar el Instituto de Investigación de Propulsión a Chorro. Después de sobrevivir antes de ayudar a formar el instituto de Investigación de Satalin, Sergei fue comisionado en el ejército y, junto con un pequeño grupo de ingenieros con una preparación similar, se encargó de recuperar los equipos y planos para los cohetes V-2 alemanes de la Alemania Oriental ocupada de la posguerra. El científico y sus compañeros luego aplicaron sus hallazgos y experiencia al programa de misiles soviéticos.

Fuente IFLScience
Curiosidades relacionadas
Comentarios