Casi la mitad de los abortos que se producen en todo el mundo son hechos de forma insegura

Un estudio publicado en The Lancet se propuso encontrar cuántos de los abortos que se realizan en el planeta están hechos en condiciones óptimas y saludables. Alrededor de 55,7 millones de personas abortaron entre 2010 y 2014, y se estima que alrededor de 25,1 millones, el 45%, no se hicieron en entornos médicos y fueron peligrosos.

La investigación clasificó los abortos en tres secciones, según las pautas establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS): ‘seguros‘, ‘menos seguros‘ e ‘inseguros‘.

Más del 30% del número total de abortos se consideran ‘menos seguros’: esto significa que fueron realizados por profesionales capacitados, pero utilizando métodos obsoletos o inseguros. Aproximadamente el 14% de los abortos, un total de 8 millones, se consideran ‘inseguros’, lo que significa que fueron realizados por una persona no capacitada que usaba métodos peligrosos. Esto incluye el uso de objetos afilados o remedios herbales no probados.

La gran mayoría de los abortos ‘inseguros’ (el 97%) ocurrieron en regiones de bajos ingresos y en países en vías de desarrollo. En el sur de Asia Central, menos de 1 de cada 2 abortos fueron ‘seguros’. En America Latina, así como en grandes partes de África, esta cifra disminuye a 1 de cada 4 abortos.

Europa y América del Norte son las regiones más seguras. Según el estudio, se debe a que muchos de esos países tienen “leyes menos restrictivas sobre el aborto, un alto uso de anticonceptivos, un buen desarrollo económico, altos niveles de igualdad de género e infraestructuras sanitarias bien desarrolladas“, según los expertos. Asia oriental y China tienen un nivel de seguridad similar a Europa y América del Norte, a pesar de que muchas de estas áreas se consideran aún “en desarrollo”.

Los autores del estudio concluyen enfatizando en la importancia de leyes liberales, el desarrollo económico, la medicina basada en evidencias científicas y la igualdad de género como métodos para dar la mayor seguridad posible al aborto.

Fuente Who The Lancet
Curiosidades relacionadas
Comentarios