Las filias sexuales no serían tan «raras»

shutterstock_314368940 «Extraño» es lo que normalmente acompaña a un deseo sexual, según afirma un estudio reciente de la Universidad de Montreal. De hecho, casi la mitad de nosotros, podría tener fantasías que la mayoría considerarían «desviadas» o «atípicas» bajo los criterios psiquiátricos actuales.

El estudio, publicado en el Journal of Sex Research, sondeó a 1.040 canadienses de ambos sexos, investigando su comportamiento e interés sexual. Gracias a este grupo de muestra, los investigadores afirman que sus hallazgos serían extrapolables a América del Norte y Europa.

Bajo el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, a menudo referido burlonamente como la «biblia psiquiátrica», los comportamientos sexuales se dividen en «normophilic» (considerados como «normales» o «típicos»), y «paraphilic» (considerado como «anómalo» o «desviado»). El 45,5% de la gente encuesta afirmó que estaba interesado en, por lo menos, un tipo de comportamiento sexual que se consideraba «paraphilic», y el 33% había cumplido dicha fantasía.

Entre los participantes, el 35% afirmaba que le excitaba el voyeurismo (ver a alguien participar en una conducta íntima o sexual), el 25% disfrutaban con el fetichismo (estimulación sexual por parte de un objeto inanimado o parte del cuerpo no sexual), otro 26% dijo que les gustaba el frotteurism (frotes o andar a tientas), y el 19% disfrutaba con el masoquismo (conseguir la satisfacción sexual gracias al dolor o a la humillación).

Cristiano Joyal, uno de los investigadores, explicó que, mientras que los hombres tienen más tendencias a tener caprichos sexuales, las mujeres no son tan diferentes entre las filias. «En general, es cierto que los hombres están más interesados en comportamientos parafílicos. Sin embargo, esto no quiere decir que otras muchas mujeres no tengan estos intereses», afirma. «De hecho, las mujeres que reportan un interés en la sumisión sexual tienen intereses sexuales más variados y reportan una mayor satisfacción con su vida sexual. La sumisión, por lo tanto, no es un interés anormal».

El profesor Joyal añadió que «una parafilia no es un trastorno mental, sino más bien una preferencia por un comportamiento no ‘normalizado'».

Fuente http://www.iflscience.com/brain/abnormal...
Curiosidades relacionadas