Un spa de israel ofrece masajes antiestrés con serpientes

Una curioso spa, ubicado en una granja de plantas carnívoras, al norte de Israel, ofrece a sus clientes desde hace ya algún tiempo un extraño servicio, masajes antiestrés con serpientes.

tn_serpientes
Por solo 80 dólares se puede contratar este masaje que incluye una variada selección de serpientes (vivas por supuesto) que se moverán por tu cuerpo ofreciéndote una sensación de relajamiento (según dicen). Para la espalda utilizan serpientes grandes, y para el rostro más pequeñas. Las serpientes más grandes son útiles para aliviar tensiones musculares profundas y las más pequeñas para ofrecer un pequeño cosquilleo relajante. Y claro está, ninguna serpiente es venenosa.

 

Desde el spa aseguran que las serpientes deslizándose por todo el cuerpo tienen efectos curativos y calmantes. Quiénes ya se han atrevido con esta experiencia, afirman sentir una sensación de ligera presión y temblor en la piel que les deja relajados.

La dueña del establecimiento, Ada Barak, cuenta que una vez que sus clientas superan el miedo y la rareza de esta técnica ellos comienzan a sentir mucha tranquilidad. Por lo visto estos tratamientos son ideales para dolores de cabeza intensos o migrañas, así como para los músculos doloridos.

Anteriormente el establecimiento era solo una granja de plantas carnívoras y la idea surgió cuando Ada Barak estaba dando demostraciones de como sus plantas carnívoras devoraban insectos, pequeños roedores y hasta schnitzels, unos bocados de carne de la cocina de Austria.

serpientes3

Entretanto, una pequeña serpiente se deslizaba entre las fauces de las plantas hambrientas, y muchos visitantes comenzaron a tomarla. Una mujer incluso afirmó que acariciar a la serpiente era muy relajante, balsámico, “como colocarse una compresa fría”. Así pues, la amante de las plantas carnívoras, tuvo la innovadora idea de realizar este tratamiento tan especial, como continuación de la granja.

Fuente http://israel.pordescubrir.com/masaje-se...
Curiosidades relacionadas