Una mujer es capaz de escuchar como corre la sangre por sus venas

El nombre de esta mujer es Julie Redfern, padece un raro síndrome de dehisinencia del canal superior, lo que le provoca que su oído sea extremadamente sensible, tanto que para ella cualquier sonido lo escucha a un volumen tan alto que puede volverse insoportable.

Tiene 47 años y cada vez que llaman a su teléfono es una tortura para ella, escucha el eco de su propia voz y le es imposible comer alimentos sólidos debido a que el ruido que hace al masticarlos la dejaría totalmente sorda.

Al principio los médicos pensaban que se trataba de unas consecuencias de la menopausia, o incluso un trastorno mental, ya que ella escuchaba cosas que los demás no podían.

La causa de su enfermedad es un agujero en un hueso temporal, lo que expone a su oído a una cantidad de vibraciones altísima, en una persona sana ese hueso cubre al oído protegiéndolo.

En su caso esto lo ocasiono un grave accidente de bicicleta ocurrido en su juventud.

 

altoauditivocomerproblemasolidossorderavolumen