Descubren el secreto de los buitres para poder comer carne putrefacta

Aunque existen otros animales carroñeros, los buitres destacan por su capacidad de alimentarse exclusivamente de carne en avanzado estado de descomposición, algo que resulta increíble para nosotros los humanos, a quienes una simple conserva en mal estado puede llevarnos a la tumba.
Cuando un animal fallece, una gran cantidad de microorganismos acude al cadáver para alimentarse de sus restos. Muchos de ellos son tóxicos para los animales, como por ejemplo, el antrax, que ha sido usado como potente arma biológica y que puede ser mortal para la mayoría de seres vivos. Pero no para los buitres que parecen adquirir tolerancia a este tipo de microbios.

Para alimentarse los buitres sumergen su cabeza a través de heridas abiertas hasta lo más profundo de las vísceras o bien, atraviesan su piel con el pico; pero ante un cadáver intacto cuya gruesa piel no puede atravesar con el pico, el buitre no duda en introducir la cabeza por el ano para acceder directamente a los intestinos, con lo que ingieren la materia fecal del cadáver y la flora intestinal que vive en ella, como las bacterias del género Clostridia o Fusobacteria, tóxicas para gran parte de los vertebrados.

Ahora, una investigación liderada desde las universidades danesas de Aahrus y Copenhague, sugiere una alianza entre los buitres y este tipo de bacterias, lo que les permitiría resistir al tóxico cóctel de microbios que acompaña la carroña.

Un análisis genético de los microbios que se encuentran en el intestino de los buitres registró que los dos tipos de bacterias Clostridia y Fusobacteria eran abundantes. Además, los autores observaron que frente a lo que suele suceder con otros vertebrados, la diversidad de los microbios que se encontraron en la cara de los animales era mucho menor que la del intestino.

Esto sugiere que los buitres cuentan con un sistema de filtrado y un hábitat intestinal que tiene preferencia por las bacterias que suelen ser tóxicas que barren a su competencia microbiana (microorganismos que viven en perfecta armonía con otras especies) en el intestino de los buitres.

De esta manera los buitres pueden ingerir material en descomposición beneficiándose de la labor de procesado de la carroña aportada por las bacterias sin verse ven afectados por las toxinas que emiten.

Según el primer autor del estudio publicado en Nature Communications, Michael Roggenbuck “Por un lado, los buitres han desarrollado un sistema digestivo extremadamente resistente, que simplemente destruye la mayoría de las bacterias peligrosas que ingieren”. “Por otro lado, los buitres también parecen haber desarrollado una tolerancia hacia algunas de las bacterias letales; especies que matarían a otros animales parecen prosperar activamente en el intestino grueso del buitre”.

Fuente http://blogs.20minutos.es/ciencias-mixta...
Curiosidades relacionadas