Las peores zonas del cuerpo donde ser picados por una abeja

El picotazo de una abeja duele siempre. Sin embargo, las consecuencias pueden ser peores dependiendo de la parte del cuerpo en la que te pique.

Michael Smith, estudiante graduado en la Universidad de Cornell que investiga el comportamiento y la evolución de las abejas, sufrió la experiencia de recibir el picotazo de una de ellas en los testículos. Sorprendentemente se dio cuenta que no padeció tanto dolor como cabría esperar, por lo que decidió averiguar cuales serían las peores zonas para recibir un picotazo.

Para ello, se utilizó a sí mismo como sujeto del experimento. Smith recogió una serie de abejas por sus alas y las presionó contra la parte de su cuerpo elegida. Dejó el aguijón durante un minuto completo antes de eliminarlo y valoró el dolor en una escala del 1 al 10. Se administró cinco picaduras al día, siempre entre las nueve y las diez de la mañana, y siempre partiendo y terminando con «picaduras de prueba» en su antebrazo para calibrar las calificaciones. Se mantuvo así durante 38 días y probó 25 partes del cuerpo diferentes.

Las conclusiones fueron la siguientes: los lugares menos dolorosos fueron el cráneo, la parte superior del brazo y la punta del dedo medio (de 2 a 3). Los sitios más dolorosos, el eje del pene (7,3 ), el labio superior (8,7) y las ventanas de la nariz (9), la zona más dolorosa.

Curiosidades relacionadas