Consiguen extender la vida de los ratones un 35%

ratón Investigadores de la Clínica Mayo, en Minnesota, han logrado extender la vida de los ratones hasta en un 35 por ciento, en una especie de ‘limpieza’ de células senescentes. Aunque hay mucho trabajo por hacer antes de que esta técnica se pueda aplicar en seres humanos, el estudio proporciona una plataforma de inicio importante para el desarrollo de nuevos tratamientos contra el envejecimiento, ya que confirma el papel que juega la senescencia en este proceso.

La senescencia se refiere al proceso mediante el cual las células dejan de dividirse. Es causada por una serie de factores, incluyendo el desgaste de material genético en la división celular. Una vez las secuencias de ADN de protección, llamados telómeros, se acortan hasta cierto punto, los cromosomas son vulnerables a los daños y por lo tanto las células son propensas a volverse cancerosas.

En este punto, la expresión de un gen llamado p16INK4a detiene eficazmente estas células, siendo un importante mecanismo de defensa biológica contra el cáncer. Sin embargo, paradójicamente, las células senescentes también secretan ciertos compuestos que se asocia con el desarrollo de tumores y conducen los procesos de envejecimiento celular. Para limitar estos efectos negativos, el sistema inmunológico del cuerpo elimina regularmente las células senescentes, aunque este proceso se vuelve menos eficiente con el tiempo, y se acumulan alrededor del cuerpo.

Para probar el efecto de la eliminación de estas células en la salud general, los científicos utilizaron un compuesto llamado AP20187 para atacar y destruir las células que expresan p16INK4a en ratones. La publicación de sus resultados en la revista Nature explica cómo se aplicó este tratamiento en ratones de un año de edad, ya que esto representa el punto medio aproximado de su vida útil, lo que significa que las células senescentes tienden a acumularse en mayor número.

Sorprendentemente, se encontró que estos ratones vivían en un promedio de 17 a 35% más de los que no recibieron el tratamiento, lo que sugiere que la eliminación de las células senescentes podría ralentizar el proceso de envejecimiento.

Por ejemplo, se encontró que los ventrículos eran mayores en aquellos ratones con 18 meses y que no habían tomado el tratamiento, pero no para aquellos para cuyas células senescentes habían sido eliminadas. Por lo tanto, concluyen que la senescencia es un motor clave en las enfermedades del corazón.

Otros problemas de salud relacionados con la edad, tales como la imposibilidad de la pérdida de grasa, el desarrollo de tumores, cataratas, y la cicatrización renal, fueron encontrados mucho más tarde en los ratones que habían sido tratados de los que no.

En un comunicado, el autor principal del estudio, Darren Baker, fijo que ahora espera que esta investigación se utilice para desarrollar nuevos medicamentos para eliminar las células senescentes en el ser humano, que según él podría tener «un profundo impacto en la calidad y la duración de la vida».

Fuente http://www.nature.com/nature/journal/v53...
Curiosidades relacionadas
Comentarios