La biblioteca de Harvard que guarda los colores más raros del mundo

3058058-inline-5-the-rarest-colors-in-the-harvard-pigment-library Hoy en día, todos los colores que puedas imaginar están a tu alcance; puedes ver muestras en ferreterías, tiendas de bricolaje, en la naturaleza, incluso rebuscar en la gama de colores del Paint. Pero rebobinemos unos siglos atrás e imaginemos cómo sería buscar un color específico. Por ejemplo, imaginemos que queríamos un azul lapislázuli; por entonces, sólo podríamos tener acceso en un viaje a Afganistán, lo que le hizo ser más valioso en la época medieval que el oro.

Retrato de Edward Waldo Forbes, sin fecha. Fotografía por Bachrach. Fotografía de historia Fogg.
Retrato de Edward Waldo Forbes, sin fecha. Fotografía por Bachrach. Fotografía de historia Fogg.

La historia de los pigmentos se remonta a tiempos prehistóricos, pero mucho de lo que sabemos acerca de cómo se relacionan con el mundo del arte proviene de Edward Forbes, historiador y director del Museo del Arte Fogg de la Universidad de Harvard desde 1909 hasta 1944. Considerado el padre de la conversación del arte en los Estados Unidos, Forbes viajó por todo el mundo acumulando pigmentos con el fin de autenticar pinturas clásicas italianas. Con los años, la Colección de Pigmentos Forbes creció a más de 2.500 muestras diferentes, cada una con su propia historia de fondo en su origen, producción y uso.

Hoy en día, dicha colección se utiliza, sobre todo, para el análisis científico. Narayan Khandekar, director del Centro de Estudios de Conservación Sraus y técnico en los museos de arte de Harvard, es el actual conservador de la colección. Durante los últimos 10 años, Narayam ha reconstruido la colección para incluir pigmentos modernos para analizar mejor el siglo XX y el arte contemporáneo.

Mucho ha cambiado el mundo del arte desde que los pintores trabajaban los «colormen» (como los comerciantes de los tintes y pigmentos fueron conocidos para obtener su medio). «Los artistas de hoy en día usan cualquier cosa para conseguir la idea que está en su cabeza», afirma Narayan. «Podrían ser desde piezas de plástico, hasta latas de comida… cualquier cosa. Tenemos que ser capaces de identificar las proporciones de diversos materiales que se pueden producir industrialmente, así como las cosas que son producidas específicamente para el uso de los artistas».

Los pigmentos de la colección Forbes vienen de todas partes del mundo, y algunos son almacenados en sus envases originales. Jenny Stenger | Harvard College.
Los pigmentos de la colección Forbes vienen de todas partes del mundo, y algunos son almacenados en sus envases originales. Jenny Stenger | Harvard College.

La forma en que se describe la investigación y el trabajo de catalogación de los pigmentos es similar al trabajo de un detective. «Utilizamos nuestros instrumentos de la misma manera que lo hacen los científicos forenses», afirma Narayan. «Examinamos y descubrimos el origen del material del pigmento».  Pero en lugar de herramientas tales como el análisis de ADN, Narayan y su equipo de científicos utilizan técnicas tales como la espectroscopia Raman, espectrometría de masas, cromatografía de gases, y los microscopios electrónicos, para trazar la composición química exacta de un pigmento.

La colección de materiales del Centro Straus incluye una impresionante gama de pigmentos para ayudar a la investigación y conservación del trabajo. Peter Vanderwaker.
La colección de materiales del Centro Straus incluye una impresionante gama de pigmentos para ayudar a la investigación y conservación del trabajo. Peter Vanderwaker.

Por ejemplo, dicha investigación fue fundamental para demostrar que un cuadro de Jackson Pollock «redescubierto» en 2007 es en realidad una falsificación, después de que el análisis del pigmento reveló que el color rojo utilizado se fabricó 20 años después de la muerte del artista. «Cada pigmento tiene su propia historia», dice Narayan. Y presentó los pigmentos más raros e interesantes de dicha colección.

Ultramarino sintético.

«Fue descubierto en 1826, como resultado de un concurso. En cierto modo, es como descubrir cómo hacer oro, ya que los artistas no tenían que comprar ultramarino natural, que tenía un gran coste».

La momia marrón.

«La gente exhumaba momias de Egipto y extraían la resina alrededor de los cuerpos y lo 3058058-inline-11-the-rarest-colors-in-the-harvard-pigment-libraryconvertían en un pigmento marrón. Es un pigmento muy extraño, pero en los siglos XVIII y XIX era muy popular en Brasil.

Lapislázuli.

«La gente explotaba minas en Afganistán, lo enviaban a través de Europa, y era más caro que el oro, teniendo su propia línea presupuestaria en una comisión».

Sangre de dragón.

«Tiene un gran nombre, pero no es de dragones. Es un pigmento rojo brillante, extraído del ratán».

Cochinilla.

«Este colorante rojo proviene de escarabajos aplastados, y se utiliza incluso hoy en día para cosméticos y alimentos».

3058058-inline-13-the-rarest-colors-in-the-harvard-pigment-libraryAmarillo cadmio.

«Se introdujo a mediados del siglo XIX. Es un color amarillo brillante que muchos impresionistas utilizaron. El cadmio es un metal pesado y muy tóxico. A principios del siglo XX se introdujo el rojo cadmio, y puedes encontrarlos en materiales hechos hasta los años 70. Muchas piezas de Lego, por ejemplo, tienen pigmento de cadmio en ellos».

Verde esmeralda.

«Se obtiene con acetoarsenito de cobre. Tuvimos un Van Gogh con un fondo de color verde brillante que se identificó como un verde esmeralda. Fue utilizado como insecticida, y a menudo se puede encontrar en la madera antigua que se pone en el suelo, como los durmientes de los ferrocarriles».

Fuente http://www.fastcodesign.com/3058058/the-...
Curiosidades relacionadas