Así sería el verdadero rostro de Jesús

jesus Sin duda, uno de los nombres que más han dividido e influenciado en la historia de la civilización moderna es el de Jesucristo. Sin embargo, mientras que el debate en torno a su existencia y sus acciones se han prolongado durante milenios, pocos han cuestionado cómo pudo haber sido físicamente.

La imagen tradicional que la mayoría de nosotros tenemos de Jesús se deriva de una serie de obras de arte famosas, incluyendo La Última Cena de Leonardo da Vinci o el Cristo Crucificado de Diego Velázquez. Como consecuencia de ello, a menudo se le representa como algo y de piel clara, y con un pelo castaño largo y suelto. Sin embargo, la realidad es que los hombres de la región de Galilea (ahora el norte de Israel) no se parecían a esa imagen en absoluto.

Para ayudar a aclarar el misterio de cómo podría haber parecido, allá por 2002 un forense especializado en la reconstrucción facial de la Universidad de Manchester, llamado Richard Neave, recreó el rostro de un residente típico de la región en el siglo I d.C.

 

En colaboración con arqueólogos israelíes, Neave tuvo acceso a tres cráneos que se habían encontrado en el área alrededor de Jerusalén. Luego, con la ayuda de la tomografía computarizada creó imágenes en 3D de estos cráneos para revelar su estructura completa. Esto permitió a un programa de ordenador para generar una maqueta de cómo podía ser la cabeza de Jesús. Con esta información, Neave fue capaz de construir un molde en 3D de un cráneo típico de un hombre de la región y del período de Jesus. Después, se añadió unas capas de arcilla con la informaciónprecisa proporcionada por un programa de ordenador diseñado para determinar el espesor del tejido blando en ciertos puntos de las caras humanas.jesus 2

Si bien esto permitió al experto producir un modelo de cómo podía haber sido Jesus, él y su equipo tuvieron que confiar en antiguos dibujos encontrados en sitios arqueológicos de la región con el fin de estimar la apariencia de su caballo, los ojos y el tono de piel. El resultado final puede verse en la imagen de más arriba.

Naturalmente, no se puede tomar como un modelo histórico definitivo de cómo podía haber sido Jesús, sino que representa una descripción de cómo pudo haber parecido. Por otra parte, tal vez los resultados serían ligeramente diferentes utilizando técnicas más avanzadas, ya que el estudio tiene más de una década de antigüedad. Independientemente de la exactitud de la maqueta de Neave, seguro que es más fiel a la realidad que el Ecce Homo ‘restaurado’ por Cecilia Giménez.

Fuente http://www.popularmechanics.com/science/...
Curiosidades relacionadas
Comentarios