Una dieta vegetariana perjudicaría al medio ambiente

vegetariano Vegetarianos y carnívoros, entierren sus hachas de guerra. Sí, este artículo trata sobre algunos problemas ambientales asociados con las dietas ricas en vegetales, pero no es un ataque a los hábitos dietéticos de los vegetarianos y no debe ser utilizado como tal.

Un nuevo estudio ha analizado qué pasaría si toda la población de los Estados Unidos siguiese exactamente las directrices dietéticas del Departamento de Agricultura Estadounidense. El estudio creó tres posibles escenarios: una reducción en las calorías consumidas, pero sin cambios en la dieta (escenario 1); un cambio a una dieta más vegetal pero sin reducción de calorías (escenario 2); y una mezcla de más vegetales con una reducción de calorías, que es lo recomendado por el Departamento antes mencionado (escenario 3).  El estudio tiene como objetivo mostrar lo complicado que es equilibrar las cuestiones ambientales y las necesidades humanas.

Se estudiaron tres parámetros de cada escenario: el uso de energía para la producción de alimentos, la cantidad de agua dulce necesaria para producir un producto y la cantidad de gases de efecto invernadero que se emitirían. En el escenario 1, las cantidades de estas variables se redujeron en un porcentaje aproximado al 10%, lo cual no es sorprendente ya que el único cambio fue el consumo de calorías.

Las dietas en escenarios 2 y 3 tienen más pescado, verduras y frutas en comparación con la dieta promedio estadounidense. El mayor consumo de los alimentos saludables se equilibra con la reducción de la carne, grasas y azúcares añadidos. Mientras que esta dieta sería lo recomendado para nuestros cuerpos, el estudio muestra que podría no ser tan beneficioso para el medio ambiente.

Los tres parámetros antes mencionados aumentaron bajo los escenarios 2 y 3. Para el escenario 3, el uso de energía aumentó en un 38%, el uso de agua en un 10% y las emisiones de gases de efecto invernadero en un 6%. El escenario 2 encontró que era aún peor. Pero, ¿por qué? Según afirman, la producción de hortalizas requiere más energía y agua que la carne; aunque sólo genera una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con la carne.

Entonces, ¿por qué subió el número de gases de efecto invernadero en un 6%? Cabe puntualizar que no es una dieta vegana, sino una dieta vegetariana. «Los lácteos son el alimento con el mayor impacto a la hora de emitir gases de efecto invernadero», escribieron los autores del artículo.

Quizá te interese:

Otro asunto a tratar es el desprecio de alimentos. Entre el 34 y el 42 por ciento de los alimentos producidos cada año se desperdicia. Si pudiéramos reducir significativamente la cantidad de comida desperdiciada, nuestro impacto sobre el medio ambiente se reduciría drásticamente sin importar nuestra dieta. Hace unas semanas, por ejemplo, Francia aprobó una ley muy estricta contra el desperdicio de alimentos, un paso importante hacia una conciencia global de la producción sostenible de la comida.

 

Fuente http://www.cmu.edu/news/stories/archives...
Curiosidades relacionadas
Comentarios