Estamos un poco más cerca de resolver uno de los misterios más grandes del Sol

Los científicos han descubierto pequeñas explosiones ocultas en el Sol que creen que pueden explicar uno de los mayores misterios de nuestra estrella: conocido como el misterio de la corona solar, la parte superior de la atmósfera solar es millones de grados más caliente que la superficie, conocida como fotosfera. Esto es realmente confuso, puesto que en teoría el calor debería ser mucho mayor en el interior.

Hace unos años, los científicos propusieron estas explosiones -conocidas en inglés como «nanoflares«– como una posible solución. De millones a billones de veces más débiles que las llamaradas solares -hecho que explica su detección hasta ahora-, se cree que aún así son suficientemente potentes para suministrar energía como para calentar la corona superior. El único problema era que no se intuían un número suficiente de estas explosiones como para que esta fuera la teoría que explicara el aumento de temperatura.

Pero ahora, un equipo dirigido por Shin-nosuke Ishikawa, de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) tiene una respuesta: según ha publicado en la Nature Astronomy, los investigadores han descubierto unas pequeñas «nanoflares» ocultos que solo son visibles a través de sus emisiones de rayos X, y que pueden proporcionar la energía faltante.

«Encontramos una firma de pequeñas llamaradas sin aumento de intensidad de brillo en luz visible. Es la primera vez que lo vemos», afirma el experto a IFLScience.

Para hacer el hallazgo, el equipo utilizó un cohete de sondeo de la NASA llamado FOXSI-2 y que fue lanzado en 2014, con el que pudieron usar un detector de rayos X altamente sensible para detectar estas emisiones del Sol. Los expertos ahora planean lanzar otro en verano de 2018.

Curiosidades relacionadas