Estenurinos, los canguros gigantes que caminaban en lugar de saltar

Según un equipo internacional de investigadores, los estenurinos o Sthenurinae, unos canguros gigantes que habitaron Australia durante el Pleistoceno y que se extinguieron probablemente hace unos 30.000 años, caminaban en lugar de saltar.

Los estenurinos podían llegar a pesar 240Kg, el triple de los actuales, y la profesora de ecología y biología evolutiva, Christine Janis, se preguntó si los estenurinos tendrían la misma movilidad que los canguros actuales.
Poco después, inició un estudio que le ha llevado a concluir que estos canguros caminaban sobre sus dos patas, en vez de saltar.

«La gente a menudo interpreta que el comportamiento de las especies extintas era parecido al de las de hoy en día, pero tenemos que considerar que aquellos animales pudieron haber hecho cosas diferentes en cualquiera de sus formas de vida, y la anatomía ósea nos proporciona grandes pistas», afirma Janis.

«Desde un punto de vista biomecánico, la anatomía de los estenurinos de cualquier tamaño los hacía malos saltadores», afirman los investigadores.

estenurino

Los canguros actuales usan las cuatro patas más la cola para moverse a baja velocidad. Para ello necesitan una columna vertebral flexible y cola robusta además de tener unas extremidades superiores fuertes que sean capaces de soportar el peso. Los estenurinos no parecen haber tenido ninguna de estas características.

Los antiguos canguros contaban con articulaciones en la cadera y rodillas más grandes, la pelvis diferente y los músculos de los glúteos más grandes que los otros.
Todo apunta a que esos músculos les permitieron equilibrarse sobre una pierna como los humanos.

Investigaciones previas ya habían señalado que las extremidades superiores de los estenurinos eran poco adecuadas para el apoyo a cuatro patas.

«Si no es posible, en términos de la biomecánica, que saltaran a una velocidad muy lenta, y no les era fácil desplazarse a cuatro patas, entonces, ¿qué les queda? Se tenían que mover de alguna manera», se pregunta la investigadora.

Todo esto demuestra que estos canguros estaban especializados en caminar, no en saltar. Pero aún está por descubrir el por qué de sus extinción. Según Janis, «Puede ser que tuvieran problemas para eludir a los cazadores humanos, o que no pudieran migrar lo suficientemente lejos para encontrar comida cuando el clima se volvió más árido».

Fuente http://www.ideal.es/gente-estilo/201410/...
Curiosidades relacionadas