La sonda japonesa Hayabusa2 logra disparar a un asteroide

Un grupo de astrónomos japoneses se están preparando para disparar a un asteroide con una bala. Todo, como parte de la fase final de la misión que ha durado cinco años de la Hayabusa2, llevada a cabo por la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón para obtener muestras del asteroides Ryugu, a unos 380.000 kilómetros de la Tierra.

La Hayabusa2 ha estado orbitando el asteroide (de 900 metros de ancho) desde junio del año pasado, variando su altitud para contrarrestar la atracción gravitatoria y así mantener un giro orbital de una vuelta cada 7 horas y media.

Los investigadores esperaban, inicialmente, aterrizar el mes pasado, pero se retrasaron tras descubrir que la superficie era mucho más áspera de lo que se creía inicialmente. Si bien el equipo creía que la superficie del asteroide estaría hecha de un «fino polvo», según informa la revista Nature, en realidad es grava que mide, como mínimo, un centímetro. Los expertos decidieron realizar pruebas adicionales para garantizar que la sonda pudiera aterrizar de manera segura y eficiente para recolectar los materiales.

Lo que hicieron es crear un asteroide artificial similar en fuerza, densidad y composición, y dispararon la superficie para liberar y recolectar muestras del material. En la prueba terrestre, incluso las rocas grandes fueron destrozadas por la bala, lo que confirma que este material podrá ser recogido por la sonda Hayabusa2.

 

Curiosidades relacionadas