Peróxido de hidrógeno, otros usos

Peróxido de hidrógenoEl peróxido de hidrógeno, representado químicamente como H2O2, es uno de los desinfectantes de uso doméstico más comunes en el mundo compuesto solamente de agua y oxígeno. que la mayoría de las personas desconocen.

El peróxido de hidrógeno es un antiséptico natural, por lo tanto, uno de sus usos más comunes es limpiar las heridas para prevenir una infección, elimina toxinas, cura bacterias y virus, y neutraliza los gérmenes. Con todas estas propiedades, se puede utilizar para tratar una amplia gama de enfermedades comunes. Algunas de las formas más comunes que se utiliza es en el tratamiento de la Sinusitis, la limpieza de heridas, la eliminación de parásitos, reduce los dolores de muelas, la desintoxicación del cuerpo y el tratamiento del cáncer.

Un uso recomendado es utilizar bicarbonato de sodio y peróxido de hidrógeno para formar una pasta para lavarse los dientes que ayuda con las primeras etapas de la gingivitis, ya que mata las bacterias. Mezclado con la sal y el bicarbonato de sodio, el peróxido de hidrógeno funciona como un blanqueador dental que no daña el esmalte ni causa sensibilidad y que además por ser natural puede ser utilizado en niños.

Según los profesionales de terapias alternativas, añadiendo media botella de peróxido de hidrógeno a un baño caliente puede ayudar a desintoxicar el cuerpo. Algunos son escépticos de esta afirmación, pero un baño es siempre una buena manera de relajarse y la adición de peróxido de hidrógeno dejará la bañera y la piel absolutamente limpia.

También se usa para limpiar el cerumen del oído. Añadir unas gotas de aceite primero y luego de H2O2. Después de unos minutos, inclinar la cabeza para eliminar deshechos. Por sus propiedades antisépticas, unas gotitas de peróxido de hidrogeno directamente en el oído ayuda cuando inicia una infección.

Ayuda con hongos en los pies. Rociar una mezcla 50/50 de peróxido de hidrógeno y agua en los pies (especialmente los dedos de los pies) cada noche y dejar secar. O remojar los pies en una solución de peróxido para ayudar a suavizar las callosidades y los callos y desinfectar heridas menores.

Se puede utilizar tambien el peróxido de hidrógeno como un enjuague bucal para refrescar el aliento. Mata las bacterias que causan la halitosis. Usa una mezcla 50/50 de peróxido de hidrógeno y agua.

Lavar las cortinas del baño con peróxido de hidrógeno elimina el moho y espuma de jabón adherida a la cortina. Simplemente poner las cortinas en máquina de lavar con una toalla de baño y tu detergente regular. Añadir una taza de peróxido de hidrógeno en el ciclo de enjuague.

Curiosidades relacionadas