China impulsa los tratamientos en centros militares para los adictos a internet

El uso de compulsivo de internet por miles de personas lleva unos años llamando la atención sobre posibles problemas para la salud mental.

Algunos países como Estados Unidos así lo entienden, pero ha sido China el primero en catalogar el uso excesivo y la dependencia a internet como “adicción a internet” y entenderlo como un trastorno clínico que tratan en centros de entrenamiento militar.

En 2004, se estableció el primer centro de rehabilitación en la ciudad de Pekín, Daxing Center. Ahora, dos cineastas chinos, Shosh Shlam y Hila Medalia, han grabado un documental llamado “Junkies Web” (adictos a la red) en el que recogen imágenes de este centro.

El programa presentado en este vídeo admite adolescentes, generalmente chicos, cuyos padres suelen llevarlos allí en contra de su voluntad. Una vez dentro, los internos se mantienen tras las rejas y custodiados por soldados. El tratamiento suele durar tres o cuatro meses e incluye entrenamiento físico de inspiración militar, medicamentos y terapia, en la que en ocasiones también participan los padres.

Estas técnicas también se utilizan en China para el tratamiento de otros trastornos de la conducta y su objetivo es ayudar a los pacientes a volver a conectar con la realidad.

En muchos casos, tal y como explica Tao Ran, director del centro, los padres culpan a Internet de problemas sociales y de comportamiento. “Hemos observado que algunos pacientes experimentan relaciones familiares difíciles, introversión social y la falta de amigos en el mundo físico”, explica Ran.

Hay 400 centros de desintoxicación en el país para adolescentes de 13 a 18 años adictos a Internet, y en particular, a los juegos en la red. En China, la dependencia a internet es una enfermedad, que cuenta con unos 24 millones de jóvenes web junkies, que pasan más de seis horas diarias online. Según las autoridades, llega a causar la muerte a los jóvenes al abstraerlos de la realidad y hacer el mundo virtual más atractivo.

La Organización Mundial de la Salud cataloga la ciberadicción como “adicciones sin sustancia” junto a otras como la ludopatía o las compras compulsivas.  Hoy en día, hay cientos de programas como el Daxing Center por toda China y Corea del Sur, otro país seriamente afectado. Sus métodos son controvertidos aunque según asegura Tao Ran, obtienen un 70% de éxito.

Fuente http://www.nytimes.com/2014/01/20/opinio...
Curiosidades relacionadas