Otro peligro añadido al consumo de drogas: cuando las agujas se quedan dentro del cuerpo

Hace cuatro años, un médico anónimo compartió unas imágenes en Reddit; en ellas se veía una radiografía realizada a una mujer aquejada de neumonía, producida posiblemente por su adicción a la heroína, la cual administraba por vía intravenosa.

Las imágenes del tórax dejaron ver docenas de agujas rotas en su cuello. Para mirarlo más detalladamente, le hicieron alguna reconstrucción en 3D. El médico cree que, cuando la paciente se inyectaba la droga, se desmayaba y las agujas se partían, quedándose dentro del cuello: una laringoscopia realizada por un otorrinolaringólogo mostró cuerpos extraños metálicos que llegaban hasta los 3,3 centímetros.

No es el único caso documentado. Un artículo publicado en UBM Patient Care informa como unas radiografías de un único paciente mostraron 17 puntas de agujas rotas en el tejido de su cuello, tras ser drogadicto durante 30 años -a pesar de que él afirmó a los médicos que realmente lo ocurrido es que había ido a una terapia de acupuntura y se habían dejado las agujas dentro-.

Según el estudio anteriormente mencionado, hasta el 20 por ciento de los drogadictos que consumen sustancias estupefacientes mediante inyecciones había experimentado una ruptura de la aguja durante la inyección.

 

Fuente NCBI
Curiosidades relacionadas