Las leyes más raras del mundo

Cuando la razón no importa

El sentido común es, ante todo, un imperativo de la ley. O eso pensaría uno. Pero no todos estarían de acuerdo con eso. Especialmente, aquellos que promulgaron… algunas de las leyes más raras del mundo. Aquí te contamos algunas de ellas. Por si se te ocurriera viajar por allí sin saber que podrías estar cometiendo un delito. Uno que no imaginabas que existía.

 

A ver si no te mueres

Una de las que menos quisieras infringir, es cierta ley británica. Esta curiosa ley prohíbe que alguien pueda morir en el Parlamento. Así es: como el antiguo cuento ruso, parece que los ingleses han secuestrado a la muerte. Al menos dentro del Parlamento. ¿La razón? Pues bien, la Cámara británica tiene el estatus de palacio de la familia real, por lo que una persona fallecida allí tendría que ser enterrada con todos los honores. Ya sabes: no te mueras. Podrían multarte.

No te mueras. No es un ruego. Es una ley.

 

Los pulpos y el hockey

Otra prohibición llamativa tiene lugar en Michigan, Estados Unidos. Allí está prohibido tirar pulpos en la liga de hockey. ¿Quién lo hubiera pensado, cierto? Pues sí. No se te ocurra ir a ver un partido de hockey con un cefalópodo en el bolsillo. Ya sabes que está prohibido. ¿Y por qué? Bien, la explicación se remonta a 1952. Los Red Wings requerían ganar 8 partidos para obtener el campeonato. Un aficionado lanzó un pulpo, como una metáfora no del todo poética: 8 tentáculos, 8 triunfos. El equipo logró el campeonato. Y se hizo costumbre arrojar pulpos al hielo… de la pista de hockey. Sí, debe estar entre las leyes más raras del mundo. Pero tiene sentido.

¿Quién arrojó este pulpo?
El ruido de los dados

Si viajaste a Sevilla, tal vez conoces esta ley. Se prohibió jugar a los dados o al dominó en las terrazas de los bares. Lo obliga la Ordenanza contra la contaminación acústica, ruidos y vibraciones. Qué bueno que no prohibieron el sonido de motores en las calles, porque de otro modo todos tendrían que ir a pie. Un dato importante: tocas las campanadas no está prohibido. Si te frustra no poder hacer ruido con los dados… busca un campanario.

No hagas tanto ruido. No juegues dominó.

 

Un chicle prohibido

¡No comas chicle!… en Singapur. A las autoridades realmente les molestan los restos de chicle. Y se lo toman muy en serio. No solamente está prohibido mascarlo. También se persigue a quienes lo comercializan o fabrican. Quién diría que un inocente chicle puede condenarte. Las leyes más raras del mundo no siempre tienen una explicación convincente.

Los placeres prohibidos son doblemente placenteros. ¿Alguien tiene un chicle?

 

La culpa es del combustible

¿Te estás quedando sin combustible? ¿Y estás viajando por Alemania? Estás a punto de cometer una falta. En este país, ya sea que conduzcas tu propio auto o uno de alquiler, quedarte varado en la autopista por no tener combustible se considera un delito. Vas a tener que revisar el nivel de combustible otra vez. ¿O acaso quieres convertirte en un criminal?

El delito del agua

En Japón, cuna de una cultura milenaria, de estrambóticas costumbres y de leyes curiosas, existe otra ley curiosa. Si conduces por la lluvia y salpicas a alguien… deberás pagar una multa. Alrededor de 55 euros. No solo debes conducir por la izquierda, sino que debes hacerlo con cuidado. El menor charco podría costarte caro.

Una multa segura
Fuente Prohibido bailar a medianoche y otras 12 leyes absurdas 11 normas absurdas que deberás tener muy en cuenta si viajas por el mundo
Curiosidades relacionadas