Los genios y sus rasgos de personalidad

04einstein_ampliacionSe suele decir que los genios gozan de un don innato: contienen el potencial necesario para desarrollar un talento exclusivo. Esta visión no es del todo acertada. Sin duda, los genios son talentosos de forma natural y si, el talento es hereditario, pero la estimulación temprana, el entorno, la educación y la perseverancia hacen de una persona con un talento innato un auténtico genio. Aunque se tiende a pensar que la genialidad está definida por unas habilidades intelectuales específicas, la realidad es que está más bien determinada por rasgos de personalidad. A continuación te cuento cuáles son estos rasgos.

1. Curiosidad y determinación
La curiosidad los invade constantemente. Siempre quieren saber más acerca de la materia sobre la que están trabajando. Son capaces de sacrificar muchas cosas con tal de mantenerse en su labor. Un profundo deseo por lograr sus objetivos intelectuales es el principal motor de su esfuerzo.
Los auténticos genios viven con amor a su trabajo, y rara vez se entregan a éste por dinero o recompensa alguna, sino por pasión y vocación.
Su curiosidad muchas veces los lleva analizar continuamente todo lo que les rodea. La actividad mental de los genios es seguramente, el motivo por el que muchos de ellos sufren de insomnio.

2. Autodidáctas o semi-autodidáctas
El grado educativo no es determinante en la vida de los llamados “genios”. Dedican gran parte de su tiempo al estudio de su materia de interés. Lo hacen por su cuenta, sin instituciones, ni calificaciones de por medio. Simplemente porque les gusta hasta el límite de lo razonable.

3. Son metódicos y autocríticos
Los grandes genios de la historia tienen un patrón de trabajo similar. Son experimentales: todo lo someten a prueba y cuestionan sus propios hallazgos por más esfuerzo que les hayan costado. Siguen un esquema de ensayo error y lo llevan al extremo. Reflexionan mucho acerca de lo que hacen y siempre quieren llegar más lejos. Destinan mucho tiempo en recapacitar acerca de lo que quieren conseguir, si han tenido éxito o no y, si no lo han alcanzado, piensan qué es lo que deben cambiar.

4. Solitarios, aburridos y hasta deprimentes
La mayoría de los genios pasan por etapas en donde son marginados de su entorno, especialmente durante la adolescencia. Al estar tan focalizados en lo que constituye su centro de interés, generalmente no desarrollan grandes habilidades sociales ni participan mucho de las actividades de grupo. A veces se vuelven obsesivos y huraños. Muchos de ellos son intratables, egoístas y maniáticos. Algunas veces, la dedicación que requiere ser un genio puede entenderse como una patología.

 

Fuente http://lamenteesmaravillosa.com/cinco-ra...
Curiosidades relacionadas