9 planetas reales que parecen sacados de Star Wars

El universo de «Star Wars» presenta una visión que parece muy poco realista sobre los planetas. Nada más lejos de la realidad -ya sabes, la realidad supera a la ficción-, ya que la astronomía creada por George Lucas palidece en comparación con las maravillas del universo real.

En las siguientes líneas haremos un recorrido por algunos de los planetas, lunas y asteroides más exóticos que conocemos, que parecen inspirados por la popular «space opera».

Tatooine, el planeta con dos soles

En la primera película de Star Wars -Episodio IV, Una nueva esperanza-, Luke Skywalker mira una memorable puesta de sol en su planeta natal, Tatooine, que orbita dos soles.

La misión Kepler de la NASA ha descubierto un mundo similar -Kepler-16b-, donde dos soles comparten el horizonte de dicho planeta. Es un mundo frío, con una superficie gaseosa.

Quizá te interese:

Mimas y su parecido con la Estrella de la Muerte

Aunque nadie en la vida real -que sepamos- ha construido una estación espacial esférica capaz de destruir un planeta, la luna Mimas, de Saturno, encaja a la perfección con la Estrella de la Muerte. Mimas posee un gran cráter circular que se parece mucho al lente de enfoque del súper láser que aparece enla ficción de George Lucas.

El planeta volcánico: CoRoT-7b

El planeta donde Obi-Wan y Anakin Skywalker se baten en duelo con sables de luz sobre un río de lava se asemeja al planeta CoRoT-7b, que orbita una estrella a unos 480 años luz de disancia. «Si las condiciones son lo que esperamos, CoRoT-7b podría tener múltiples volcanes que harían fluir el magma por toda la superficie», afirma Rory Barnes, de la Universidad de Washington.

Hoth y los planetas helados

Hoth, el planeta nevado donde tiene la batalla de los AT-AT al inicio del Episodio V: El Imperio Contraataca, tiene una semejanza con el planeta OGLE-2006-BLG-390. Con una temperatura superficial de -220ºC, es casi tan frío como Plutón.

Coruscant y la Tierra

Vale, este es muy sencillo. Coruscant, la capital del Imperio, de gran importancia en el Episodio I: La Amenaza Fantasma, es representado como un planeta completamente cubierto por ciudades, comparable a las megalópolis de nuestro planeta. 

Vesta podría ocultar el Halcón Milenario

En el Episodio V: El Imperio Contraataca, Han Solo voló el Halcón Milenario dentro de un asteroide para esconderse de los matones del Imperio. En nuestro Sistema Solar, el enorme asteroide Vesta podría ofrecer protección para Han y los héroes: el asteroide, el segundo más grande de nuestro sistema planetario, está cubierto de cráteres y pozos, según las fotos de la nave espacial Dawn, de la NASA.

Kamino y los mundos de agua

En el Episodio II: El ataque de los clones, Obi-Wan viaja al planeta Kamino, cubierto por un inmenso océano que abarca toda la superficie. Allí se construye un ejército de clones.

En la vida real, un planeta extrasolar llamado GJ 1214b, que se encuentra a unos 40 años luz de distancia y que orbita una enana roja, se cree que tiene una atmósfera con una altísima presión, que mantiene el agua de la superficie en estado líquido. Sin embargo, por el momento son todo especulaciones.

Bespin: el Júpiter caliente

El gigante de gas Bespin aparece en el Episodio V: El Imperio Coontrataca, en el que se ve una ciudad nube flotante administrada por Lando Calrissian.

En realidad, una clase exoplanetas se llaman «Júpiter calientes»: grandes planetas gaseosos que orbitan extremadamente cerca de sus estrellas, y que además lo hacen en la dirección opuesta a la rotación.

Un ejemplo es TrES-4, uno de los planetas más grandes jamás descubiertos y con una densidad extremadamente baja.  La atmósfera del planeta podría, incluso, estar escapando hacia el espacio. Obviamente no tienen una ciudad flotante, pero se parecen bastante.

Yavin: el gigante de gas con lunas.

En el Episodio IV: Una nueva esperanza, el planeta Yavin aparece como un gigante de gas de color rojo; su cuarta luna Yavin 4, oculta la principal base militar de la Alianza Rebelde. Y aunque no se hayan encontrado «exolunas», queríamos dedicar el último punto al Telescopio Espacial James Webb, que será capaz de encontrarlas y hasta de estudiar sus atmósferas, en la búsqueda de gases como el oxígeno o el dióxido de carbono.

Curiosidades relacionadas
Comentarios