¿Dolor inexplicable en la espalda baja? Podrías tener esta dolencia

dolor de espaldaEl dolor de espalda es común, y muchos de los que han sufrido pueden identificar el hecho que condujo a dicho dolor: tal vez algo de deporte, un movimiento involuntario, un golpe, limpiando… A menudo, una simple visita con tu médico de cabecera es suficiente para que te ofrezca un tratamiento adecuado y, con él junto con unos días de reposo, el dolor desaparecerá. Pero en otros casos, la causa está menos clara.

Aproximadamente una cuarta parte de los pacientes menores de 45 años que sufren de dolor en la espalda baja con una duración de tres meses o más y el cual no tenga causa explicativa, sufrirá espondilitis anquilosante, que significa «columna vertebral fundida e inflamada».

La espondilitis anquilosante es distinta a otros dolores de espalda baja: no es consecuencia de una lesión traumática o muscular. Es una enfermedad de inflamación crónica, que conduce a daño tisular (tejido) y una reducción de la movilidad.

image-20160407-10023-e99sv

Un claro ejemplo en pacientes con espondilitis anquilosante grave es la «columna vertebral de bambú», que muestra las columnas vertebrales prácticamente unidas. Esta dolencia tiene impacto en las actividades diarias y las tareas rutinarias pueden verse muy perjudicadas.

Los síntomas más comunes son dolor y rigidez en la espalda, despertarse frecuentemente por la noche, dolor localizado también en la nalga, y aumento del dolor por las mañanas. También, se puede experimentar dolor y rigidez en hombros, pecho, espalda superior, caderas, rodillas, pies, y puede afectar incluso a los ojos. Afecta tres veces más a los hombres que a mujeres.

Aunque no hay cura para la espondilitis anquilosante, hay buenas opciones para su gestión, especialmente cuando el diagnóstico es temprano. Pero aquí radica el problema: una fracción importante de personas con esta dolencia son diagnosticadas después de que la enfermedad haya causado un daño considerable. De hecho, no es raro que los pacientes soporten una década entre la aparición de la enfermedad y el diagnóstico definitivo. Esto se debe a que el dolor de espalda crónico es común entre la población, y a menudo causado por condiciones distintas a la de la espondilitis anquilosante, por lo que su diagnóstico puede pasarse por alto.

Pero como decimos, existe tratamiento para aliviar su dolor, como por ejemplo educación del paciente sobre la enfermedad, ajustes de estilo de vida, un programa de ejercicio específico, y medicamentos apropiados. La mayoría de pacientes suelen responder bien a los fármacos antiinflamatorios no esteroideos, mostrando una reducción en el dolor y la inflamación.

Así pues, si tienes dolor constante en tus lumbares y los médicos no te han diagnosticado el por qué, no dudes en acudir a tu médico de cabecera y preguntarle por dicha enfermedad.

 

Fuente http://www.iflscience.com/health-and-med...
Curiosidades relacionadas
Comentarios