El primer accidente aéreo comercial     

Y cómo cambió la historia

La historia es conocida: en 1903, los hermanos Wright realizaron el primer vuelo propulsado de la historia. Pero no fue sino hasta 1929 que se lanzó el primer servicio de línea aérea comercial en Estados Unidos, en un viaje de costa a costa. Y fue en setiembre de ese año que ocurrió el primer accidente aéreo comercial. Y eso cambió la historia. Y también los aviones, para siempre.

Avión comercial de 1929. Qué miedo.

En el principio… era la turbulencia. Sucede que los primeros viajes comerciales en avión, además de ser muy costosos, eran una verdadera tortura. Los pasajeros debían de soportar dos días de viaje. Esto incluía un trasbordo, a mitad de ruta, a un tren nocturno que los llevaría al siguiente aeropuerto. Tomaban allí otro avión para completar la travesía. Y en caso de mal tiempo… bueno, ya que aquellos viajes no excedían los 1500 metros de altitud, el viaje no era  propicio para la meditación. Por decir lo menos.

 

Noticia del primer accidente aéreo.

Cuando, en setiembre de 1929, ocurrió el primer accidente aéreo comercial, matando a todos los pasajeros, algunos se hicieron preguntas. ¿Se podría evitar el mal tiempo volando por encima de este? Y, al ser el aire menos denso a esa altitud, ¿se viajaría más rápido?

Algunas personas realizaron experimentos para probar la resistencia humana a la altitud. Con resultados fatales. Se confirmó que arriba de los 10 mil pies, el ser humano presentaba trastornos que afectarían su salud y su capacidad de pilotar un avión. Y mientras más alto, era más peligroso. Entonces apareció en escena Wiley Post.

Wiley Post, en la celebración luego de darle la vuelta al mundo. Menudo Magallanes.
El aviador tuerto

Había perdido un ojo en un accidente antes de dedicarse a la aviación. Se convirtió en un temerario piloto que se hizo célebre por dar la vuelta al mundo en 8 días. De la mano con BF Goodrich (sí, lo que hacen neumáticos) desarrolló un traje para soportar la presión atmosférica y la falta de oxígeno de las alturas. Muy parecido al de un buzo. Lo puso a prueba en 1934. Arriesgó su vida… y ganó.

Por si piensas que usar traje es aburrido.

Se desarrolló a partir de esos experimentos cabinas presurizadas, para que los pasajeros y tripulantes no tuvieran que usar esos complicados trajes.

Piensa en eso la próxima vez que viajes en un avión. Y esperemos que no te de miedo volar.

Fuente Here’s How the First Ever Commercial Air Crash in History Happened
Curiosidades relacionadas
Comentarios