Meteoritos artificiales para los JJOO de Tokio 2020

Shooting Star_0Una compañía nipona ha anunciado que quiere crear lluvias de meteoritos artificiales, y según los rumores esto podría llevarse a cabo durante los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

La empresa, llamada Star-ALE, tiene el objetivo de poner en órbita una nave espacial que libere pellets (un combustible a base de madera que, en este caso, costaría 8.000$ cada uno) en la órbita baja terrestre (entre la atmósfera y el llamado cinturón de radiación de Van Allen, entre 200-2000 kilómetros sobre la superficie). A medida que el combustible re-entra en la atmósfera, se quema y produce un destello de luz similar al creado por los meteoritos naturales.

El proyecto es conocido como Sky Canvas, con una nave espacial cargada con un número entre 500-1.000 de estos gránulos esféricos. En pruebas en un laboratorio, la compañía encontró que podían cambiar el color de los meteoritos mediante el uso de diferentes elementos: litio para que brille de color rosa, o cobre para que brille de color verde.

Inicialmente se propuso en junio del año pasado, pero ha vuelto al foco informativo por la propuesta de inaugurar dicha creación para los Juegos Olímpicos de Pekin 2020. Un portavoz de la compañía afirmó, sin embargo, que aunque sí se había relacionado con dicho evento, las conversaciones para trabajar conjuntamente aún no existen. «Nuestra voluntad es trabajar con ellos, y nos ofrecemos encantados; pero ellos aún no se han anunciado al respecto», afirma.

Lo que sí está confirmado, de momento, es que Star-ALE quiere lanzar una nave espacial de demostración el próximo año.

Los pellets se quemarán en la atmósfera a una altitud de alrededor de 60 a 80 kilómetros, y su visibilidad abarcara un área de 200 kilómetros, 400 veces más que un fuego artificial explotando a 500 metros.

Cada meteorito artificial brillará más que Sirio, la estrella más luminosa del cielo nocturno. La compañía dijo que hasta 30 millones de personas en Tokio serían capaces de ver los meteoritos.

«Cuando el satélite en órbita se estabilice, expulsaremos los pellets usando un dispositivo a bordo», dice la compañía en su página web. «Las partículas viajarán alrededor de un tercio de la distancia terrestre, y entrarán en la atmósfera. A continuación, comenzará la emisión de plasma y se convertirá en una estrella fugaz».

Después de todo, es hora de preguntarse qué quieren conseguir con todo esto. Al fin y al cabo, 1.000 bolitas costarían 8 millones de dólares, un precio considerable, y eso sin incluir los costes del desarrollo de la nave espacial o los costes de lanzamiento. Sin embargo, el fundador de la compañía espera que el proyecto pueda inspirar una mayor inversión en la investigación científica espacial.

«Este tipo de proyecto es nuevo en el sentido que se mezcla la astronomía y la industria del entretenimiento», afirma el CEO Leno Okajima. «Estas estrellas nacen a través de función de la ciencia como empresa de entretenimiento de alta ganancia, y los fondos invertidos servirán para seguir avanzando en la investigación científica».

Habrá que esperar si esto se lleva a cabo. Aún así, es una idea bastante interesante, y sin duda sería visualmente espectacular.

Fuente http://www.iflscience.com/space/japanese...
Curiosidades relacionadas
Comentarios