Reconstruyen el rostro de un joven con ayuda de una impresora 3D

La cara de un joven, gravemente desfigurada, ha logrado ser reconstruida gracias a una impresora 3D. 

Stephen Power, un joven británico de 29 años, se rompió la mandibula, la nariz, los pómulos y se fracturó el cráneo en un accidente de moto en el 2012. Tras varios meses de permanecer en la UCI, despertó. Su vida no corría peligro pero su rostro había quedado totalmente desfigurado. «Sabía que mi cara no estaba bien y obviamente el resto de la gente también veía que mi cara no estaba bien, así que sólo salía a la calle cuando era necesario», seguró Stephen.

El británico fue sometido a varias operaciones utilizando una impresora 3D para reconstruir partes faciales que habían quedado dañadas irreversiblemente. Es la primera vez que se hace algo así. La técnica, empieza a utilizarse para elaborar prótesis y, en un futuro, podría llegar a crear órganos para transplantes.

 Para devolverle su aspecto de siempre, los médicos crearon un modelo tres dimensiones del cráneo de Power tal como era antes del accidente, imprimieron las partes en 3D y se lo implantaron en una delicada operación , que duró alrededor de ocho horas.
Power dijo a la BBC que los resultados le “cambiaron totalmente la vida” y que ya no tenía que volver a «disfrazarse» para salir a la calle.
Artículos relacionados
Comentarios