Recordamos mejor las cosas de las que no hacemos fotografias

De forma paradójica, si tomamos fotografías de algo es mas fácil que tengamos una tendencia a olvidarlo que si simplemente lo miráramos con detenimiento.

Una investigación así lo afirma, por ejemplo aquellas personas que van a un museo y toman fotografías de las obras de arte después no recuerdan tantos detalles como aquellas personas que tan solo las observaron de forma pausada.

“La gente extrae sus aparatos fotográficos con tal rapidez, casi sin pensar, con el fin de capturar un momento, que olvida lo que sucede ante sus ojos”, afirma Linda Henkel, la autora de este estudio.

“Cuando la gente se apoya en la tecnología para que recuerde en su lugar (…) puede tener un efecto negativo con respecto a que puedan acordarse correctamente de su experiencia”, remarcó en un comunicado.

“El ojo de la mente y el ojo del aparato son diferentes”,

Fuente http://www.lapatilla.com/site/2013/12/11...
Artículos relacionados
Comentarios