Un estudio relaciona el fundamentalismo religioso con daños en el cerebro

A muchos expertos en analizar el cerebro y su funcionamiento siempre les ha fascinado por qué algunas personas creen un ser superior mientras que otras tienden a pensar que estamos solos en la vida. ¿Qué provoca esta dicotomía?

Un grupo de investigadores afirma que han encontrado una región del cerebro que, cuando está dañada, puede aumentar de que una persona tenga creencias religiosas fundamentales. Cuando se producen daños en esta región, se reduce la flexibilidad cognitiva, la capacidad de desafiar las creencias preexistentes de uno cuando se encuentra con nuevas evidencias.

La investigación se basa en investigaciones previas que han encontrado un soporte religioso en la estructura cerebral, en la zona prefrontal. El estudio, publicado en la revista Neuropsychology, utilizó un conjunto de datos que proporcionaron un conjunto de veteranos de la guerra del Vietnam que habían experimentado situaciones traumáticas. Gracias a este registro, el equipo comparó los soldados que habían recibido una lesión cerebral con aquellos que no la tenían.

Encontraron 119 veteranos con daño cerebral en la corteza prefrontal dorsolateral y, en pruebas relacionados con la planificación y resolución de problemas, eran menos abiertos a nuevas ideas. Esto puede ayudar a explicar por qué eran, también, más propensos a ser férreos con sus creencias religiosas.

Para este nuevo estudio, hicieron varias pruebas a los participantes para ver cómo de flexibles eran cognitivamente hablando y los colocaron en una medida estandarizada para evaluar si nivel de fundamentalismo religioso. Después, realizaron varias tomografías computarizadas para medir el tamaño y la localización de las lesiones cerebrales en los veteranos. Resultó que los que habían recibido un traumatismo en la corteza prefrontal dorsolateral, una región que se encuentra en la parte delantera del cerebro, eran más propensos a tener creencias fundamentales y eran menos propensos a ser flexibles cognitivamente hablando.

 

Fuente IFLScience
Curiosidades relacionadas