La cantidad de sexo que tienes determina cuán vulnerable eres a las drogas

Tu sensibilidad a ciertas drogas puede ser determinada por la cantidad de sexo que tienes, lo que podría explicar, en parte, porqué algunas personas son más susceptibles a la adicción que otras. Más específicamente, aquellos que tienen un montón de sexo pueden desarrollar una tolerancia a ciertas sustancias, aunque cuando estas personas llegan a un mal momento en su vida amorosa, la experiencia de demasiadas noches en soledad puede incrementar su sensibilidad a ciertas drogas de forma significativa.

Como suele ser normal en el caso de experimentos que incluyen sustancias ilegales, el estudio que dio origen a estas conclusiones se llevó a cabo en ratas en lugar de personas. La publicación de los hallazgos, realizada en la revista Journal of Neuroscience, trabaja en la idea que cuando las ratas tienen demasiada actividad sexual, las neuronas liberadoras de dopamina situadas en el área tegmental ventral (TVA, una parte del cerebro) se encogen.

Dado que la TVA forma parte del circuito de recompensa del cerebro, que es en gran parte responsable de generar la sensación de placer, cuando estas neuronas se ven disminuidas también sucede en las sensaciones gratificantes. Curiosamente, un efecto similar se observa en los adictos a los opiáceos, muchos de los cuales, por lo tanto, desarrollan una «tolerancia» a las drogas. Del mismo modo, se ha encontrado que las ratas promiscuas muestran un nivel de tolerancia a las drogas como las anfetaminas, que requieren dosis más grandes con el fin de satisfacer sus necesidades.

 

En este último estudio, los investigadores permitieron que las ratas tuvieran todos los encuentros que quisieran con sus parejas, antes de obligarles a permanecerlas en celibato durante un largo periodo de tiempo. A raíz de este interludio de abstinencia, las ratas comenzaron a mostrar una mayor sensibilidad a las anfetaminas, anhelando la droga y presentando altas vulnerabilidades a su adicción.

Para averiguar lo que impulsa este efecto, los investigadores bloquearon químicamente la actividad de las neuronas de dopamina VTA al tiempo que permitieron que las ratas se aparearan como conejos, una vez más antes de obligarlas a mantenerse abstinentes durante una semana. Esta vez, encontraron que tener relaciones sexuales no tuvo efectos sobre el tamaño de estas neuronas, y por lo tanto no causó cambios en la sensibilidad de las ratas a las anfetaminas.

Los autores del estudio señalan que el bloqueo de la dopamina durante el sexo suprimió la expresión de un factor de transcripción llamado ΔFosB, que sospechan que pueden ser responsables de los cambios de tamaño de las neuronas que se observan en condiciones normales.

 

Fuente http://www.jneurosci.org/content/36/38/9...
Artículos relacionados
Comentarios