Nuevos descubrimientos sobre Stonehenge

Stonhege Desde hace tiempo se sospecha que algunas de las piedras gigantes utilizadas para construir el Stonehenge, que se encuentra en la llanura de Salisbury de Wiltshire, Inglaterra, fueron minadas originalmente en las montañas de la vecina Gales. Ahora, los investigadores creen que han encontrado el sitio exacto de la cual se tomaron los enormes monolitos, y descubrieron algo interesante en el proceso. Parece ser que Stonehenge podría haber sido erigido por primera vez en Gales.

Stonehenge está formado por dos círculos. Las piedras exteriores más grandes están hechas de piedra arenisca, típica de la localidad donde está construido el monumento, pero las «piedras azules» interiores teóricamente provienen de las colinas de Preseli, en Pembrokeshire, Gales, que está a una distancia de 140 kilómetros.

Los geólogos han conocido desde el 1920 que las piedras azules fueron traídas a Stonehenge desde algún lugar, pero hasta el momento se desconocía. Una colaboración con arqueólogos locales ha permitido localizar y excavar minas de las regiones cercanas hasta dar con la correcta.

Las piedras azules de Stonehenge son de rocas volcánicas e ígneas, las más comunes de las cuales se llaman dolerita y riolita. La formación especial de la roca, que forma pilares naturales en estos afloramientos, permitió que los canteros prehistóricos separasen cada megalito con un mínimo de esfuerzo. «Sólo tenían que insertar cuñas de madera en las grietas entre los pilares y luego dejar que la lluvia hiciera el resto por la hinchazón de la madera para facilitar su extracción de la roca», dijo Josh Pollard, de la Universidad de Southampton. «Luego bajaron los pilares a través de plataformas de tierra y piedra, una especie de ‘muelle’ desde donde las enormes piedras podrían ser arrastradas a lo largo de rastros que llevan a cada cantera».

Fuente http://phys.org/news/2015-12-stonehenge-...
Curiosidades relacionadas