Descubren en Uganda una región que provoca malformaciones en los simios

La causa podría estar en el uso de ciertos pesticidas

Algo muy extraño está ocurriendo con los chimpancés y babuinos en Uganda: durante varios años, los investigadores que trabajan en el Parque Nacional Kibale, en el oeste del país, han notado un creciente número de primates que sufren de deformidades extrañas -falta de piernas, piel irregular, labios hendidos, caras cóncavas o narices aplanadas-. En un nuevo estudio, publicado en la revista Science of the Total Environment, los investigadores muestran que la causa podría estar en los pesticidas.

En Sebitoli, un área del parque nacional, el equipo encontró que al menos 16 de los 66 chimpancés controlados -el 25%- presentaban anomalías físicas, y al menos 6 de los 25 babuinos -17%- fueron fotografiados con deformidades nasales graves. En otra parte del parque solo se han encontrado dos ejemplares de primates salvajes con algún tipo de deformidad, uno de los cuales era probable que fuera congénito.

Los expertos se dirigieron a Sebitoli para averiguar qué estaba pasando. Informaron que los agricultores y trabajadores de dos importantes fábricas de té utilizaban ocho plaguicidas: glifosato, cipermetrina, profenofos, mancozeb, metalaxil, dimetoato, clorpirifos y 2,4-D amina.

Investigaciones adicionales sobre los niveles de plaguicidas encontraron que en las tierras, el agua y las plantas de la zona los niveles de DDT y clorpirifos superan los límites recomendados.

Aunque los expertos no han podido encontrar un vínculo explícito entre los plaguicidas y las anomalías faciales -puesto que carecen de pruebas para ello, ya que recoger muestras de los chimpancés no es tarea fácil-, argumentan que hay evidencias que respaldan esta correlación.

«Al menos tres de los pesticidas usados en este área -clorpirifos, mancozeb y DDT-afectan a la hormona tiroidea», escriben los autores del estudio. «Esta hormona está implicada en la organogénesis facial craneal. Los niveles anormales de este elemento en la madre o en el neonato se asocian con displasia facial y paladar y labio hendido».

Fuente IFLScience
Curiosidades relacionadas