Las mejores fotos de naturaleza salvaje del 2019

La fotografía, el lugar de encuentro entre naturaleza y asombro

El Museo de Historia Natural de Londres presentó las mejores fotos de naturaleza salvaje del 2019. El certamen, que se convoca anualmente, tuvo una convocatoria que abarcó 100 países distintos y 48 mil participantes. La ganadora absoluta fue una fotografía titulada: «El Momento». Retrata a un zorro hambriento y una marmota asustada en las alturas tibetanas.

Aquí hemos realizado un resumen de nuestras categorías favoritas. Mira y sorpréndete.

Ganadora del premio absoluto
Foto ganadora del primer premio absoluto. Una verdadera belleza.

Esta marmota del Himalaya no hacía mucho tiempo que había salido de la hibernación. Y fue sorprendida por un zorro hambriento de la meseta del Tíbet. Yonqing Bao capturó, en palabras del jurado: «el momento del ataque, la impactante imagen del depredador enseñando los dientes, el terror de la víctima y la intensidad de la vida y la muerte escrita en sus miradas». La marmota del Himalaya es uno de los mamíferos que viven a mayores altitudes del planeta. Dependen de su grueso pelaje para mantener el frío extremo. En el corazón del invierno pasa hasta seis meses en el interior de una cueva con el resto de la colonia. No sale hasta la primavera, una oportunidad que no pierden los depredadores hambrientos. Definitivamente, una de las mejores fotos de naturaleza salvaje de los últimos años.

Premio a la categoría Joven Fotógrafo de Fauna Salvaje del Año
Premio a la categoría Joven Fotógrafo de Fauna Salvaje del Año

Cruz Erdmann se encontraba buceando una noche cuando vio a un par de calamares de arrecife en aguas superficiales. Uno se le escabulló. Decidió ajustar rápidamente la cámara para no dejar pasar la oportunidad de conseguir una buena instantánea. Hizo cuatro fotos del calamar que quedaba antes de que desapareciera entre la oscuridad más absoluta. Estos animales son maestros del camuflaje. Sus células pigmentarias les permiten cambiar a placer el color y los dibujos de su piel. Durante el cortejo, machos y hembras cambian constantemente de dibujo y color para indicar su disposición al apareamiento.

Premio a la categoría «Animals in their Environment»
Premio a la categoría «Animals in their Environment»

Una pequeña manada de antílopes tibetanos avanza a través de una meseta nevada en el desierto de Kumtagh, en la Reserva Natural Nacional de Altun Shan. Esto se sitúa en la región de Xinjiang, en el noroeste de China. El fotógrafo Shangzhen Fan llevaba largo tiempo observando a estos animales. Tenía la intención de encontrar el momento perfecto para captar una fotografía en la que contrastasen dos elementos: la arena y la nieve.

Debajo de su largo pelaje, estos antílopes cuentan con una capa ligera y cálida de pelo llamado «shahtoosh» con el que se fabrican unas prendas homónimas muy preciadas en la industria textil. La protección a la que han estado sometidos desde desde la década de 1990 ha provocado un aumento las poblaciones de estos animales, amenazados por la alta demanda de estos tejidos, sobre todo el occidente.

Premio a la categoría «Birds»
Premio a la categoría «Birds»

Una de nuestras favoritas entre las mejores fotos de naturaleza salvaje. Audun Rikardsen se posó con cuidado en esta rama del árbol, con la esperanza de tener un excelente puesto de observación del águila real. Preparó una cámara trampa y al final dio con esta magnífica instantánea. A lo largo de tres años el ave había empezado a usar la rama como percha desde la que contemplar su reino costero.

Estas aves pueden alcanzar los 320 kilómetros por hora cuando se lanzan en picado por una presa, lo que las convierte en unas excelentes cazadoras. Normalmente depredan pequeños mamíferos, aves, reptiles o peces, pero también se alimentan de carroña y otros animales más grandes.

Premio a la la categoría «Behaviour Mammals»
Premio a la categoría «Behaviour Mammals»

Aterrorizado, el guanaco lanza al suelo su último bocado de hierba mientras una hembra de puma se lanza contra él. Para Ingo Arndt, esta foto es la culminación de meses de trabajo buscando a los pumas a pie, enfrentándose a un frío extremo y a un viento atroz. Después de una lucha intensa de cuatro segundos, logró escapar con vida, dejando al puma con hambre. Los guanacos, muy abundantes en la Patagonia, son una presa común de los pumas. Estos grandes felinos solitarios suelen cazarlos con paciencia después de hostigarlos durante tiempo. Sus poderosas patas traseras les permiten hacerse con animales mucho más grandes que ellos, pero también se alimentan de criaturas pequeñas, como roedores y aves.

Premio a la categoría «Under Water»
Premio a la categoría «Under Water»

Una ondulante colonia de anguilas desapareció en sus madrigueras tan pronto como Dadid Doubilet las avistó. Para no asustarlas de nuevo, decidió esconder su cámara debajo de un pecio y esperó para accionarla con el control remoto. Horas más tarde, las anguilas volvieron a emerger, lo que dio a David Doubilet la oportunidad de tener una captura perfecta.

Las anguilas se alimentaban del plancton a la deriva que traía la corriente, y no se inmutaban ante la presencia de otros peces. Cuando se sienten amenazadas, esta criaturas se esconden en sus madrigueras. Como muchos otros peces, son capaces de detectar e movimiento a través de la línea lateral, un órgano sensorial que recorre su cuerpo longitudinalmente.

Premio a la categoría «Wildlife Photographer Portfolio Award»
Premio a la categoría «Wildlife Photographer Portfolio Award»

Más de 5.000 machos de pingüino emperador se acurrucan para protegerse del hielo marino. De espaldas al viento y agachando la cabeza. «Era un día tranquilo -sostiene Christmann-, pero cuando me quité los guantes para colocar el objetivo, el frío me perforó las puntas de los dedos como si de agujas se tratasen». Algo lógico, teniendo en cuenta que las temperaturas de la Antártida rozan los 40 grados centígrados bajo cero.

Mientras las hembras pasan dos meses en el mar alimentándose, sus parejas cuidan de los huevos. Los machos colocan su preciada carga bajo los pies. Los individuos que se encuentran de  cara al viento se desplazan luego a lugares más protegidos. La supervivencia depende de la cooperación.

Una mirada a la naturaleza

Estas fotografías nos asombran y maravillan por la belleza del instante. El premio no solo reivindica la exquisitez de la imagen y el encuadre magnífico, sino la persistencia del fotógrafo que espera pacientemente, contra la adversidad, el frío y las condiciones extremas, ese momento perfecto. Ese instante que a veces llega una sola vez en la vida.

Si quieres ver otras maravillosas fotos, tomadas por drones, entra aquí. ¡Busca siempre la magia del instante!

Fuente Las mejores fotografías de naturaleza salvaje del 2019
Curiosidades relacionadas