«Uber for Blood», la entrega de suministros médicos en Ruanda

Desplazarse por Ruanda no es fácil, y menos si tienes una urgencia o algo que transportar: está cubierto de montañas, no tiene grandes carreteras, y muchas personas viven en áreas rurales. Es por eso que una nueva empresa llamada Zipline está utilizando drones para entregar medicamentos de emergencia y bolsas de sangre en esta pequeña nación africana.

Utilizando aviones no tripulados para entregar suministros que salvan vidas, el proyecto ruandés se ha asociado con el Ministerio de Salud del país desde 2016 y ahora atiende a alrededor de 6 millones de ruandeses a través de 21 hospitales en todo el país.

El año pasado, lograron entregar un total de 5.500 bolsas de sangre, según The Guardian. Los drones pueden entregar suministros 24/7 y llegar a su destino entre 45 minutos y 4 horas. el proyecto se ha denominado «Uber for Blood» porque los pedidos se realizan a través de un simple mensaje de texto del hospital. A los 15 minutos, un equipo de expertos lanza un dron con un paquete, donde vuela de manera autónoma hasta 75 kilómetros hacia su destino.

Dado que la sangre tiene una vida útil finita, el tiempo es esencial cuando se administra a las personas que necesitan transfusiones, como las mujeres que sufren hemorragias graves después del parto. «Ruanda, «la tierra de las mil colinas», es notoriamente difícil de atravesar, por lo que los drones son la forma más rápida y eficiente de realizar estas entregas.

Zipline también planea probar este método en Tanzania, este mismo año, un país mucho más grande y limítrofe con Ruanda. Cuando esté en funcionamiento, será el servicio de entrega de drones más grande del mundo; y todo, para proporcionar suministros médicos de emergencia.

«Cada vida es preciosa; el gobierno de Tanzania, a través del Ministerio de Salud, Desarrollo Comunitaria, Género, Ancianos y Niños, ha logrado grandes logros en mejorar los servicios de salud, incluida la disponibilidad de medicamentos en todas las instalaciones de salud pública», afirma Mpoki Ulisubisya, Secretario Permanente del Ministerio de Salud de Tanzania».

Fuente The Guardian IFLScience
Curiosidades relacionadas