Un coche volador podría encender la llama olímpica en Tokio 2020

Un grupo de ingenieros planea que se utilice un coche volador, el Cartivatos Skydrive, para encender la llama olímpica para la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Por el momento, en las primeras fases de prueba solo han logrado construir una especie de avión que solo puede volar durante unos segundos. Sin embargo, gracias al apoyo de Toyota, se han creado grandes expectativas.

El calendario de las pruebas señala que se pretende hacer el primer vuelo tripulado para finales de 2018, con el objetivo de tenerlo todo listo para encender la llama olímpica dos años después. Sin embargo, la cosa no queda aquí: quieren ponerlo a la venta en 2025 y, para 2050, que sea accesible para todos. Una vez desarrollado, el Skydrive podría alcanzar los 150 km/h en tierra y 100 km/h en el aire.

El proyecto ha estado en marcha desde 2014 con solo la ayuda de 10 voluntarios. Pero Toyota inyectará 42,5 millones de yenes (unos 350.000€) en la idea durante los próximos tres años. Sin embargo, tienen bastante competencia: en abril de este año, la compañía eslovaca AeroMobil reveló que tienen planes para abrir la fase de pedidos para su coche volador. Sin embargo, su costo es muy prohibitivo -entre 1-1,5 millón de euros-.

«Construir un coche volador y que ilumine la llama olímpica de 2020 ayudarán a darle visiblidad», firma Ryutaro Mori, director de negocioss del Cartivator Skydrive. «Al igual que otros proyectos, el compartir este proyecto con el mundo hará que los coches voladores sean accesibles para todos como medio de transporte cotidiano», añadió.

 

Fuente IFLScience
Curiosidades relacionadas