¿Cómo funcionan las impresoras 3D?

Todos los días estamos escuchando o leyendo en los medios de comunicación que se ha dado un paso muy importante en cualquier disciplina gracias a la elaboración de una «determinada pieza» en una impresora 3D. ¿Pero qué significa esto?.

Una impresora 3D es una máquina capaz de realizar impresiones en diseños 3D, creando piezas o maquetas volumétricas, a partir de un diseño hecho por ordenador. Estas impresoras salieron de las mentes de expertos del MIT y con la idea de convertir archivos 1D en prototipos reales.

Son utilizados en la prefabricación de pieza o componentes en sectores como el diseño industrial o la arquitectura. Aunque quizás, sea más común escucharlo en el campo de la medicina, donde son ideales para la construcción de prótesis médicas dada la facilidad para adaptar cada pieza fabricada a las características exactas de cada paciente.

El proceso de impresión tridimensional se basa en ir creando un prototipo capa por capa desde abajo hasta arriba. Para ello la máquina deposita una capa de plástico en polvo, compacta la zona que le indica el ordenador, y se vuelve a repetir el procesos colocando una capa sobre otra hasta que se termina la pieza.

Al igual que las impresoras corrientes, las impresoras 3D pueden ser de tinta o de láser.

Curiosidades relacionadas