Parasomnia: cuando te despiertas sin saber dónde estás

ASP_Astor_J_Parasomnia_1Para la mayoría de personas ir a dormir es un acto cotidiano, reparador y placentero, pero para otras pocas el sueño puede constituir un verdadero enigma y ser de todo menos reparador: puede que se levanten de la cama y vayan a la cocina para picar algo, puede que decidan cambiar los muebles de sitio o puede que griten y golpeen a sus compañeros de cama… y que luego, al despertar, no se acuerden de nada. Estas personas padecen un desorden del sueño llamado «parasomnia» y para ellas, el simple hecho de dormir, puede ser un acto realmente peligroso; y no solo para ellas, también para las personas de su entorno.

Dentro de las parasomnias más comunes están el sonambulismo, los terrores nocturnos, el despertar confuso, el bruxismo nocturno, la enuresis nocturna y el trastorno de comportamiento del sueño REM.

En definitiva, las parasomnias son un grupo de alteraciones del sueño muy variadas caracterizadas por comportamientos anormales durante el sueño. Estos estados pueden presentarse tanto durante la fase del sueño NREM, cuando por una activación fisiológica el cerebro queda atrapado entre el sueño y el estado de vigilia, como durante la fase REM.
Las personas que padecen estos trastornos suelen despertar desorientadas, tanto en el tiempo como en el espacio, siendo incapaces de reconocer su entorno (generalmente su habitación). Esta sensación tan confusa a menudo les produce auténtico terror.  Además, durante el sueño, suelen tener sensaciones muy desagradables de ahogo.

Su gravedad puede oscilar desde casos esporádicos e inofensivos (como, por ejemplo, hablar durante el sueño), hasta otros más graves que requieren tratamiento farmacológico y psicológico.

Este tipo de comportamientos son más habituales durante la infancia, siendo en estos casos un proceso benigno e inofensivo que tiende a desaparecer. Otras veces, persisten en la edad adulta. Éstos últimos casos tienen un significado más patológico.

Los comportamientos más sencillos suelen estar caracterizados por episodios de calambres en las piernas, fuertes pesadillas, diálogos con otras personas, espasmos y jactatio capitis nocturna (hábito de golpearse la cabeza durante el sueño). Muchas personas también golpean con sus manos todo lo que está a su alcance (incluido su cónyuge).

En otros casos más complejos las personas se levantan de la cama y llevan a cabo acciones tales como vestirse, caminar, comer, beber e incluso, conducir vehículos o cambiar los muebles de lugar. En ninguno de los casos son plenamente conscientes de lo que hacen; de hecho, lo más común es que cuando despierten no recuerden nada de lo que han hecho durante la noche anterior. A menudo se despiertan con el cuerpo lleno de moratones y no recuerdan haberse dado ningún golpe. También suelen sorprenderse cuando se levantan y ven objetos esparcidos por el suelo o los muebles cambiados de sitio.

Por eso, las personas que padecen parasomnias suelen dormir solas, proteger los cantos de todos los muebles de la habitación para no darse con ellos, acolchar las paredes, atarse a la cama y un sin fin de cosas más.

parasomnia_1-1024x683En el peor de los casos los parasómnicos dirigen su violencia hacia otras personas, sembrando el terror entre sus familiares, amigos y vecinos. Lo más extraño de todo es que, generalmente, son personas muy tranquilas durante el día. Sin embargo, cuando se duermen, algo cambia en su cerebro y se vuelven agresivas y sádicas (algo así como el doctor Jekyll y el señor Hyde). Y decimos sádicas porque algunas han llegado a cometer brutales asesinatos mientras «dormían» y al día siguiente se han despertado manchadas de sangre sin entender lo que había ocurrido.

La duración de estos extraños comportamientos suele ser breve, pero en algunos casos alcanza hasta varias horas.

Existe un componente genético pero éste, por si solo, no es suficiente para desencadenar episodios parasómnicos. Según los médicos, la mayoría de las veces existe, además, un componente ambiental, generalmente algún trauma.

Casos reales de parasomnia

En el 2007, en Málaga, ocurrió un caso en el que un hombre asesinó, con un hacha, a su mujer y a su suegra cuando soñaba que unas avestruces lo atacaban. Muchos expertos estuvieron estudiando este caso y finalmente pudieron demostrar que se trataba de un caso de parasomnia.

i2aOtro caso muy famoso ocurrió en el 2008, en Francia, cuando un adolescente mató a sus padres mientras dormía. A las 5 de la madrugada se levantó, fue a la cocina, cogió dos cuchillos y asestó más de 100 puñaladas a su padre y más de cincuenta a su madre. Después salió de la casa, se dirigió hacia la carretera y siguió durmiendo. Al día siguiente lo encontraron en el arcén con la ropa ensangrentada. Estaba en estado de shock y no se acordaba de nada. Le costó mucho asumir que él era el único culpable del asesinato de sus padres. Inicialmente pensaron que padecía esquizofrenia pero finalmente, después de años de investigación, le diagnosticaron parasomnia. En el juicio fue absuelto de todos los cargos y puesto en tratamiento psicológico y farmacológico.

También han habido casos de personas que han intentado escapar de sus delitos alegando que padecen este trastorno, pero no han conseguido engañar a los médicos. Y es que en estos casos los encefalogramas hablan por si solos: el cerebro de las personas que padecen este trastorno presenta una actividad anormal durante el sueño.

A continuación te dejamos un documental muy interesante (y un poco escalofriante) que reporta algunos casos de parasomnia.

Fuente http://destylou-misterios.blogspot.com.e...
Curiosidades relacionadas
Comentarios