Las drogas lácteas: son legales y estan en casa

Una de las cosas más deliciosas que existen en este mundo es el queso. Este lácteo que viene en una gran variedad de presentaciones y puede ser hecho de distintos tipos de leche es una comida muy común. Está presente en prácticamente todas las culturas y la mayoría de los países del mundo tienen un plato característico que lleva queso. Sin embargo hoy no vamos a hablar sobre lo delicioso que es, sino sobre algo un poco más extraño.

¿Alguna vez has comido un trozo de queso y no puedes parar de comerlo? Quieres más y más y más. Bueno en ese caso no eres el único, y en realidad hay un motivo bastante extraño por el cual esto sucede. El queso contiene morfina. Si, leíste bien. Esa misma droga que recetan en los hospitales cuando una persona sufre de dolores graves y que es ilegal en muchas legislaciones.

No es el único.

Sin embargo este delicioso lácteo no es el único con dichas características. La leche contiene una proteína llamada Caseína, la cual tiene efectos similares a los opioides. Estas son drogas tranquilizantes, usadas en tratamientos de enfermedades como la epilepsia.

Estas sustancias son bastante adictivas (la heroína, por ejemplo es un opioide) por lo cual también explicaría el motivo de que la leche tenga un sabor tan adictivo.

 

Fuente NG en español Pixabay
Curiosidades relacionadas