La ciencia de las olas

Descubre cómo se forman

¿Hay algo más romántico y misterioso que el océano al atardecer, y el sonido de las olas al romper contra la orilla? Podrías mirar una y otra vez las olas formarse lentamente, ascender como una cresta y deslizarse.  Pero hay más que viento y agua en su formación. Descubre la ciencia de las olas y algunos de sus secretos aquí.

Maravillosa ola del mar en movimiento

Las olas son lo que en física se conoce como ondas mecánicas. Se definen como la propagación en un medio material (el aire, el agua o cualquier sólido), de una perturbación como puede ser un cambio de densidad o presión. Propagación que a su vez traslada consigo una cantidad de energía.

La acción de la energía eólica, al rozar la superficie marina, da lugar a dos tipos de ondas: capilares (cuando el efecto es suave) y gravitatorias (cuando la fricción es más intensa).

Por otra parte, hay que tener en cuenta que en la formación de una ola existen dos movimientos, la oscilación circular de la misma y la propagación de dichas ondas hacia delante.

La escala de Douglas

En el año 1917 el vicealmirante inglés Henry P. Douglas, por aquel entonces director del Servicio de Meteorología de la Armada Británica, creó una escala para clasificar los diferentes estados del mar en diez grados, tomando como referencia el tamaño de las olas.

Desde entonces, la escala de Douglas no ha dejado de utilizarse y de ella surgen conceptos que estamos acostumbrados a oír en los partes meteorológicos como son mar rizada, marejada, gruesa o arbolada.

La ciencia de las olas te explica cómo se forman
Algunos tipos de olas

Como diría Heráclito, una ola nunca es la misma. Existen diferentes tipos, cuyos nombres los define la ciencia de las olas. Por ejemplo, las olas de oscilación. Se llaman así porque su agua no avanza, solamente describe un giro al subir y bajar casi en el mismo sitio donde se inició el ascenso de la ola. Son las más comunes. Como bien dice su nombre, se trasladan de un lugar a otro. La mayoría tiene forma de arco, y éstas sirven para practicar surf. En las olas de oscilación, se toma en cuenta la altura. Se mide la distancia vertical entre la cresta o porción más elevada y el punto más bajo de la depresión o surco. La longitud de la ola es la distancia entre dos crestas sucesivas. El período de la ola es el tiempo requerido para que dos crestas sucesivas pasen por un punto.

Las olas de traslación se producen cerca a la costa. Tocan el fondo, avanzando y estrellándose contra el litoral formando abundante espuma. Al regresar el agua hacia el mar se origina la resaca.

No se pueden ver a simple vista, puesto que su movimiento no se realiza en la superficie del mar. Estas olas se mueven en círculos y su movimiento casi no se nota.

Las olas sísmicas se generan por sismos en la corteza oceánica. Son muy peligrosas cuando llegan a la costa. También se les conoce como tsunamis. Se forman cuando hay terremotos y erupciones volcánicas. En este caso el oleaje abarca todo el espesor de la capa de agua. A causa de las sacudidas surge una ola o una serie de olas que se presentan una tras otra.

Estas olas que adoptaron el nombre japonés tsunami, constituyen un fenómeno poco frecuente, pero muy peligroso. Tienen grandes dimensiones, sobre todo, las producidas por los terremotos originados por dislocaciones y fallas del fondo marino.

Olas Mavericks

La altura de las olas es la distancia entre la cresta y el valle de la misma, y depende de varios factores: velocidad del viento, su persistencia, estabilidad de su dirección, profundidad del agua y el tamaño de su superficie.

A medida que las olas se acercan a la costa ganan en altura, hasta llegar a un punto en donde la profundidad es insuficiente y el empuje hacia arriba es tan grande que la ola se desestabiliza y se rompe.

Una de las olas preferidas por los surfistas, por su tamaño, son las conocidas como Mavericks, la mayor ola californiana. Su altura oscila entre los dos y los quince metros y tiene un recorrido, por término medio, de trescientos metros. Para poder disfrutarlas debemos desplazarnos hasta Half Moon Bay, al norte de San Francisco.

Las olas fueron bautizadas con el nombre del perro de unos surfistas que se acercaron por allí en la década de los sesenta, cuando esta playa todavía no había alcanzado la popularidad actual.

Las olas son modeladoras del litoral. Su continuo golpear no es solo una romántica visión. También desgasta o reconstruye las playas, perfora las rocas de los riscos y acantilados y forma grietas y figuras fantásticas en ellos, lo que conocemos como erosión marina.

La ciencia de las olas puede explicar sus características, su formación y más, pero no explica lo importante. La fascinación que ejerce sobre nosotros.

Fuente La ciencia que esconden las olas de surf
Curiosidades relacionadas