El barco que naufragó en su primer día

Y que se construyó para ser el más poderoso del mundo

Antes de que el Titanic siquiera fuera considerado un proyecto, otra gran catástrofe marítima quedó en la historia, para siempre. Sucedió con el Vasa, el barco que naufragó en su primer día. No era un barco cualquiera. Se construyó como el arma más poderosa sobre el mar.

El Museo Vasa, en Estocolmo

El proyecto se gestó durante la guerra que Suecia tenía con Polonia, en 1625. El rey Gustavo II Adolfo de Suecia buscaba el dominio sobre el mar Báltico. Como parte de ese plan, solicitó construir cuatro naves de guerra. Una de ellas sería el Vasa, para el cual se talaron cerca de mil robles. De acuerdo a los usos de la época, no se trabajó con planos de construcción. Se terminó de hacer en 1628. Entonces se decidió que el viaje inaugural fuese el 10 de agosto.

Se veía venir

Sucedía que no era un barco cualquiera. Durante la construcción, el rey ordenó un segundo puente de cañones, con la idea de volverlo realmente poderoso. La altura del barco creció, desplazando su centro de gravedad. El constructor encargado, Henrik Hybertsson, murió, dejando a su ayudante los trabajos inconclusos. En las pruebas que se hicieron antes de levar anclas, se detectó la inusual inestabilidad que tenía.

Pese a eso, decidieron echarlo al mar. No duró ni quince minutos: un suave viento pronto escoró el navío. Las troneras inferiores estaban muy cerca del agua y se inundaron. Pronto, el proyecto de la nave que sería la más poderosa de todos los mares se convirtió en otra cosa. En un barco que naufragó en su primer día.

El barco más poderoso del mundo… por 15 minutos
El Museo Vasa

Tuvieron que pasar cientos de años hasta que lo rescataran. Recién en 1961 se reflotó la nave. Fue llevada a tierra, en la isla de Djurgården, y se utilizó como el centro de un museo dedicado al Vasa. El Museo Vasa.  Se convirtió en un lugar que recibe más de un millón de visitantes cada año. Se recuperaron incontables objetos que pertenecieron a los marineros que zozobraron con su nave, y se exhiben en el museo… junto a algunos de los cuerpos. Para los visitantes, es una aventura surrealista caminar por el barco que en su momento fue el más poderoso del mundo… por unos cuantos minutos.

Fuente VASA MUSEET
Curiosidades relacionadas