La policía alemana buscó durante dos años a una asesina en serie que no existía

En Alemania la policía gastó dos años y bastante dinero en perseguir a una siniestra asesina en serie responsable de numerosas muertes en el país. Llegaron a ofrecer una recompensa de 300.000 euros a quien diese con su paradero. Pero nadie reclamó el dinero, porque la tal asesina nunca existió.

El ADN que habían encontrado en varias escenas del crimenes no provenía de una asesina múltiple, sino de contaminación de los bastoncillos de algodón utilizados para recolectar muestras de material genético. Su origen estaba en una anciana que se encargaba de elaborar estos bastoncillos que no había tomado las precauciones adecuadas de higiene y manejo. Por ello, su ADN contaminó el algodón y, en consecuencia, buena parte de las muestras tomadas en distintos lugares.

Fuente http://www.bild.de/news/bild-english/new...
Curiosidades relacionadas