Las pirámides de Egipto no fueron construidas por esclavos

Hace unos días os explicábamos los motivos de las ausencias de los trabajadores de la construcción de las pirámides en Egipto. En el artículo, podíamos ver ausencias relacionadas con las festividades, o por picaduras de arañas o escorpiones. En él os mencionábamos que los constructores de las pirámides no eran esclavos, como popularmente se cree, y hoy os profundizamos esta información.

Arqueólogos egipcios han encontrado, en tumbas a 2,47 metros de profundidad, doce esqueletos perfectamente conservados y en postura fetal, acompañados de vasijas que en algún momento tuvieron pan y cerveza. Fue uno de los descubrimientos más importantes en la arqueología, y según apunta el ex-ministro de cultura egipcio, «dará un giro total a las investigaciones realizadas hasta la fecha, ya que las tumbas fueron construidas al lado de la pirámide del rey, lo que indica que esa gente no era, ni mucho menos, esclava, ya que no los hubieran enterrado de una forma tan honorable». Las fosas encontradas pertenecen a trabajadores que construyeron las pirámides de Jufu, conocida como la Gran Pirámide de Giza) y Jafra. Su edificación se remonta al reinado del faraón Keops, entre los años 2609 y 2584 a.C. La pirámide de Jufu es la más antigua de todas, y la única de las siete maravillas del mundo antiguo (Jardines colgantes de Babilonia, Templo de Artemisa, la Estatua de Zeus en Olimpia, el Mausoleo de Halicarnaso, el Coloso de Rodas y el Faro de Alejandría) que aún perdura.

esclavopiramides