Desarrollan un sensor magnético que podría dotarnos de un “sexto sentido”

img_25916El sentido magnético permite a algunas especies de bacterias, insectos e incluso vertebrados como pájaros y tiburones detectar campos magnéticos y poder guiarse por ellos a fin de orientarse y desplazarse a gran distancia. Los humanos somos incapaces de percibir campos magnéticos de manera natural, sin embargo, a partir de ahora podremos detectarlos de forma artificial. Un equipo de científicos de varias universidades ha desarrollado un sistema magnetosensorial que equipa al usuario con un “sexto sentido» capaz de percibir la presencia de campos magnéticos estáticos o dinámicos de forma artificial.

El sistema se puede describir como una “piel electrónica” con sensores capaces de detectar el magnetismo. El nuevo sensor magnético es lo bastante delgado, robusto y flexible como para poder ser adaptado con sencillez a la piel humana, incluso en la parte más flexible de la palma de la mano.

En la fase inicial de desarrollo tecnológico, el sensor se limitará a indicar, mediante luces LED, la presencia de un campo magnético; es decir, transmitirá de manera indirecta las señales del sexto sentido al sentido de la vista. Para una persona cuyo trabajo requiera detectar campos magnéticos, llevar el sensor adherido a la mano será una forma mucho más ágil de detectarlos que tener que sostener en la mano un aparato.

Más a largo plazo, se sofistificará el sistema de señalización sensorial, que será más directo, por ejemplo táctil. El usuario no necesitará estar mirando su mano para detectar un campo magnético. Por ejemplo, una vibración en la piel podría delatarle la presencia de uno de ellos, tanto más fuerte como intensa fuese la vibración.

Los sensores permiten «sentir» o percibir orientación dentro del campo magnético natural de la Tierra, sin la necesidad de una brújula o un GPS vía satélite. Su potencial uso permitiría la navegación en la oscuridad y hasta podría ser ampliado a las personas con discapacidad visual para orientarse en un espacio utilizando su propio campo magnético como referencia.

earth-magfield--478x270Otro amplio uso de los sensores magnéticos, en el campo de la medicina, sería en dispositivos capaces de monitorizar la salud. Los sensores pueden detectar cualquier tipo de movimiento, así que pueden monitorizar la actividad muscular, particularmente del corazón.

Además extiende la posibilidad de manipular objetos en un mundo virtual sin alterarlos en el mundo físico.

El sistema ha sido desarrollado por el equipo de expertos del Instituto Leibniz para la Investigación del Estado Sólido y los Materiales en la ciudad alemana de Dresde, la Universidad Tecnológica de Chemnitz en Alemania, y las universidades de Tokio y Osaka en Japón.

Fuente http://noticiasdelaciencia.com/not/13083...
Curiosidades relacionadas