El gen de la gordura existe

Hay gente que come y come y no engorda nunca, y por el contrario, hay otros que engordan con solo mirar la comida. Científicos de Sevilla y Chicago han podido dar con la respuesta a esta injusticia.

La instigación ha detectado el gen de la gordura. Se llama iroquois, y se conoce desde hace décadas, pero nadie había imaginado que se dedicaba a esto y contribuyera a la epidemia mundial de obesidad y diabetes.

Tras dicha revelación, la pregunta es obligada, ¿hay remedio para tratar este gen?. «Faltan dos cosas», responde el líder del equipo sevillano, José Luis Gómez Skarmeta. «Primero tenemos que diseccionar el elemento de ADN regulador que hemos identificado; y después ver cuál es la red de genes regulados por él, porque entre ellos estarán las dianas interesantes para probar baterías de nuevos fármacos».

El resultado de este descubrimiento no solo afecta al campo de la obesidad y la diabetes, sino a la mayoría de los estudios de propensión genética a cualquier enfermedad que se han hecho en los últimos 10 años, los mencionados GWAS, o estudios de asociación de amplitud genómica entre las variantes del ADN y las enfermedades humanas.

 

Artículos relacionados
Comentarios