La práctica de zombificar, en Haití

voodoo-11En nuestra civilización los zombies son generalmente vistos como personajes creados por la imaginación de autores o directores del género de terror. Pero lo cierto es que, en la cultura haitiana, estos personajes han formado y siguen formando parte de la vida real. Existen muchas historias de personas reaparecidas y avistadas en un estado mental bastante deteriorado después de haber «muerto» y haber sido enterradas.  Algunas de ellas, dicen, acabaron en un psiquiátrico.

El periodista inglés Spencer St. John, en 1880, divulgó en los medios que «los jóvenes haitianos eran sacrificados por tribus indígenas tras hacerles ingerir una pócima envenenada». Luego, apuntó, «éstos eran revividos por el Bokor (brujos sacerdotes del culto vudú) mediante extraños sortilegios. Al salir de la tumba las víctimas, muertas en vida, ya no eran dueñas de sus actos, siendo obligadas a trabajar en las plantaciones como mano de obra esclava y convertidos en hombres y mujeres sin identidad que sólo se dedicarían a obedecer a sus amos».

Estas historias despertaron la curiosidad del etnobotánico (Universidad de Harvard) Wade Davis, quien, en 1982, viajó a Haití para estudiar la misteriosa sustancia causante de la “zombificación”. El científico no creía en la magia y se dedicó a investigar sí realmente existía una droga capaz de inducir el estado de “muerte latente” en el que caían los zombies. Y la encontró. Tras años de investigación científica (también se infiltró en sociedades de Bokors) logró desmenuzar las bases químicas y sociales del proceso y las publicó en su libro “La serpiente y el arcoiris” (The Serpent and the Rainbow)

En las selvas tropicales de Haití existen muchas variedades de plantas alucinógenas pero, lo más curioso de todo, es que el poderoso veneno fue hallado en un inofensivo pez globo. Los análisis del científico demostraron que el pez globo contiene tetrodontoxina, un potente veneno que ataca al sistema nervioso. Esta sustancia paraliza a la víctima y mantiene la respiración a un nivel tan bajo que le permite vivir durante horas con el escaso oxígeno que hay dentro del ataúd.

bokor-haiti-vodooAunque según los creyentes del vudú, la persona está muerta y es resucitada por la magia del Bokor, en realidad, el sacerdote, después de unas horas, desentierra a esta persona, todavía viva, y le da a ingerir una pasta alucinógena. Este brebaje está elaborado  a base de batata, jarabe de azúcar y Datura stramonium (fruto de una planta llamada “pepino de zombie”) que induce un estado psicótico caracterizado por la desorientación, la confusión aguda y la amnesia total. En ese momento, altamente intoxicado, sin recuerdos pasados ni voluntad propia, el zombie recibe un nuevo nombre e inicia otra vida, generalmente como esclavo del Bokor.

Los vudúes deben proporcionar la dosis justa de veneno ya que en demasiada cantidad la toxina podría fácilmente matar a una persona. La fórmula de la toxina todavía no explica por qué en algunos casos el efecto dura años.

Actualmente en la legislación haitiana existe un apartado que establece penas específicas para las personas que lleven a cabo este tipo de procedimientos.

Fuente http://www.guioteca.com/curiosidades/tie...
Artículos relacionados
Comentarios