El fascinante mundo de las luciérnagas, ¿por qué y cómo emiten luz?

svetlyachki-1-800x533

Las luciérnagas, generalmente asociadas a escenarios románticos, son conocidas por el brillo característico con el que adornan nuestras noches de verano, pero poca gente sabe porque emiten esta luz tan familiar. Estos escarabajos noctámbulos alados de la familia de los lampíridos,  tienen órganos lumínicos especiales situados bajo el abdomen. Cuando absorben oxígeno, éste reacciona químicamente dentro de unas células especiales con una sustancia llamada luciferina. El resultado de esta reacción es la producción de bioluminiscencia sin apenas generar calor.

La longitud de onda de la luz que se emite oscila entre los 510 y 670 nanómetros, podiendo adquirir esta, tonalidades de amarillo pálido, rojizo o verde claro. Además, estas células especializadas capaces de formar la luz, también tienen cristales de ácido úrico en los que se refleja la luz lejos del abdomen

La luz de la luciérnaga es por lo general intermitente y sigue un patrón de apagado y encendido específico de cada especie. Una de las finalidades de los coleópteros de brillar en la oscuridad es el apareo, donde machos y hembras de la misma especie realizan señales luminosas para comunicarse.

Generalmente durante el apareo, las hembras de luciérnaga permanecen en las ramas de los árboles o en la hierba mientras los machos vuelan a su alrededor mostrando sus mejores destellos. Cuando una hembra reconoce el brillo de un macho de su misma especie, responde con su mejor resplandor. Los científicos no saben exactamente cómo regulan los insectos el proceso de encender y apagar su luz.

2012_3_2_PHOTOGALLERY-2a54134ad18dccb9d328d3f6620ed9c7-1330704706-44La luz de la luciérnaga podría servir también como mecanismo de defensa, al emitir una señal clara de que no es un bocado apetitoso: La luciferina parece tener un sabor desagradable para los depredadores. El hecho de que incluso las larvas sean luminiscentes apoya esta teoría.

Poseer luciferina es imprescindible hasta el punto que cuando una especie no logra producirla, la adquiere comiéndose otras especies que sí pueden producirla. Consiguen esto al volar alrededor de otra luciérnaga imitando la rutina fosforescente de su especie. La luciérnaga no sospechará nada y creerá que ha encontrado pareja, hasta que llegue el momento de convertirse en un apetitoso bocado de luciferina para el otro espécimen.

Un dato curioso: El gen responsable de la bioluminiscencia ha podido aislarse e insertarse en otros organismos utilizándose como una especie de gen reportero, de manera que la luz que emite la luciferasa permita seguir los procesos y reacciones químicas que tienen lugar en los organismos objeto de estudio.

Fuente http://nationalgeographic.es/animales/in...
Curiosidades relacionadas