Encuentran microplásticos en el 100% de las tortugas marinas estudiadas

Hace poco, los científicos estudiaron siete especies de tortugas en tres océanos diferentes y descubrieron que todas ellas, cada una, tenían microplásticos en su interior.

Más de 5 mil millones de piezas de plástico se encuentran en los mares, todo por culpa de la contaminación humana. Su degradación ha creado los denominados “microplásticos”, pequeños trozos de menos de 5 milímetros que, si bien sus efectos para la vida biológica aún no están claros, este estudio es una pieza más que se añade al puzzle para descubrir sus efectos.

Una colaboración entre científicos de la Universidad de Exeter, en Reino Unido, en el Laboratorio Marino de Plymouth y Laboratorios de Investigación de Greenpeace, encontraron evidencias de microplástico en las 102 tortugas marinas estudiadas. En total, se descubrieron más de 800 partículas en sus tractos digestivos, un promedio de ocho piezas por tortuga.

“La adicción de nuestra sociedad al plástico desechable está alimentando una crisis ambiental que debe ser tratada de forma seria”, afirma Louise Edge, activista de Greenpeace.

“Durante estos años, hemos encontrado microplásticos en casi todas las especies marinas que hemos visto; desde el plancton pasando por larvas, peces, y ahora las tortugas”, añade.

Como informa la revista Global Change Biology, la investigación analizó las siete especies de tortugas marinas, conocidas colectivamente como Chelonioidea, en los océanos Atlántico y Pacífico, así como en el Mar Mediterráneo. Todas murieron como resultado de quedar atrapadas por el plástico. Después de que sus cuerpos fueran hallados, fueron sometidas a una autopsia y un análisis del contenido intestinal, que involucró una técnica de digestión enzimática especializada para identificar el contenido de sus estómagos.

“El efecto de estas partículas en las tortugas es desconocido”, afirma la autora principal, la doctora Emily Duncan, de la Universidad de Exeter.

“Su pequeño tamaño significa que pueden pasar a través del intestino sin bloquearse, como sí suele pasar con los fragmentos más grandes. Sin embargo, los trabajos futuros deben centrarse en si los microplásticos pueden afectar a los organismos acuáticos más sutilmente. Por ejemplo, posiblemente puedan transportar contaminantes, bacterias o virus, o puedan afectar a la tortuga a nivel celular o subcelular. Esto requiere más investigaciones”.

Fuente IFLScience
Curiosidades relacionadas
Comentarios