Un nuevo avance permite implantar tejido de cualquier tipo y trasplantarlo

Los trasplantes son, a día de hoy, prácticamente una rutina médica que se ha vuelto tan común que apenas llegan a ser noticia, a menos que sea un avance de primer nivel. No obstante, el rechazo del órgano o tejido donado sigue siendo un gran obstáculo. Pero un grupo de investigadores de la Universidad de Tel Aviv, en Israel, ha podido encontrar una solución.

Según publica la revista Advanced Materials, este grupo de expertos han inventado una nueva tecnología que les permite crear implantes de tejidos totalmente personalizados utilizando las propias células y biomateriales del paciente. “Estos implantes no serán rechazados por el cuerpo”, afirma el doctor Tal Dvir, del Centro de Nanociencia de la Universidad de Tel Aviv.

“Dado que tanto las células como el material usado derivan del paciente, el implante no provoca una respuesta inmune, lo que garantiza una regeneración adecuada del órgano defectuoso”.

Este método permite a los investigadores diseñar cualquier tipo de implante de tejido a partir de una pequeña biopsia del tejido graso. Para hacerlo, primero aislaron las células de los tejidos del paciente, luego las “reprogramaron” para que se convirtieran en células madres pluripotentes inducidas, que tienen la capacidad de desarrollarse en todas las células tisulares del cuerpo humano. A continuación, el material extracelular de la biopsia se convirtió en un hidrogel personalizado. Con estos dos componentes principales, los científicos diseñaron con éxito muestras de tejido personalizadas.

“Pudimos crear un hidrogel personalizado a partir de los materiales de la biopsia, diferenciar las células del tejido adiposo en diferentes tipos de células y diseñar implantes cardiacos, de la médula espinal, corticales y otros para tratar diferentes enfermedades”, añadió.

Hay métodos similares, utilizando materiales sintéticos o células derivadas de animales o plantas. No obstante, tras el trasplante, los pacientes deben de tomar muchísimos medicamentos inmunosupresores, que conllevan un riesgo alto, y enfrentarse al alto riesgo que puede llevar al rechazo del tejido implantado.

Si bien el equipo aún no ha trasplantado los tejidos personalizados a un cuerpo humano, sus primeros experimentos en animales y muestras humanas in vitro sugieren que la respuesta inmunitaria del cuerpo será mínima.

Hasta ahora, han logrado regenerar con éxito el tejido funcional cardíaco, espinal, cortical y adipogénico. También están trabajando en la regeneración de una médula espinal lesionada y un corazón infartado con médula espinal e implantes cardíacos. Más adelante, esperan regenerar otros órganos utilizando las propias células de un paciente, como los intestinos y los ojos.

“Con nuestra tecnología, podemos diseñar cualquier tipo de tejido, y después del trasplante podemos regenerar de manera eficiente cualquier órgano enfermo o lesionado: un corazón después de un ataque al corazón, un cerebro después de un trauma o con la enfermedad de Parkinson, una médula espinal después de una lesión…”, agregó el profesor Dvir.

Fuente IFLScience
Curiosidades relacionadas
Comentarios