Las bacterias en el Imperio Romano

baño Los romanos han dado muchas cosas a la civilización moderna: carreteras, un calendario, un alfabeto, y mucho, mucho más. Una de las cosas que más han influenciado ha sido el saneamiento público. Sin embargo, a pesar de todos los elogios que el imperio ha recibido en sus esfuerzos por mejorar la limpieza de sus ‘asuntos’, una nueva investigación indica que los antiguos romanos estaban más plagados de bacterias que aquellos que vivían en la Edad de Hierro o en la Europa medieval, cuando el saneamiento era prácticamente inexistente.

Los romanos innovaron bastante en el saneamiento: aseos, cuartos de baño, desagües, alcantarillas y acueductos para la distribución de agua potable, y la creación de una legislación que obligaba a los desechos humanos ser retirados de las ciudades. Sin embargo, mientras que uno podría suponer que esto llevaría a una disminución de las infecciones parasitarias, un artículo que apareció esta semana en la revista Parasitology sugiere tuvo el efecto contrario.

Para concluir esto, se reunieron datos de una serie de estudios arqueológicos de diversas zonas que ocupó el Imperio Romano y el Doctor Muelles Mitchell, de la Universidad de Cambridge, ha descubierto que había al menos 12 tipos distintos de endoparásitos (aquellos parásitos que viven dentro del cuerpo) que eran frecuentes en los súbditos romanos. Entre estos parásitos se incluyen los tricocéfalos, lombrices intestinales, y también otros como pulgas o piojos.

La gran mayoría de los parásitos intestinales contienen un componente llamado quitina, que les permite mantenerse conservados durante miles de años. En consecuencia, los arqueólogos han abierto una ventana a los contenidos dentro de las tripas de los antiguos romanos mediante el estudio de las letrinas, piezas conservadas de heces humanas llamados corpolitos, y restos humanos.

Sobre la base de estos estudios realizados en 10 países diferentes, Mitchell encontró que los tricocéfalos estaban presentes en ocho de estos países, mientras que la lombriz intestinal era común en seis. Ambos son parásitos fecales, que normalmente se propagan cuando la comida está contaminada con heces.

Mitchell sugiere que las altas tasas de infección podían haber sido causadas por el hecho de que los desechos humanos, una vez retirados de las ciudades de acuerdo con la legislación romana, a menudo se utilizaba para fertilizar los cultivos.

También, los piojos, las ladillas, las pulgas y las chinches eran comunes en todo el Imperio Romano. Mediante el análisis de capas de sedimentos en la ciudad inglesa de York, los investigadores han descubierto la presencia de estos ectoparásitos era más o menos equivalente en la época romana como lo fue durante los períodos medievales. La propagación de estos parásitos pudo haber ocurrido de diversas maneras, aunque Mitchell sugiere que muchos fueron probablemente por el recorrido que hacía el agua en los baños públicos, que probablemente no fue cambiada tan a menudo como debería de haber sido, y por lo tanto pudo haber actuado como fuente de infección.

Fuente http://www.popsci.com/roman-toilets-made...
Curiosidades relacionadas