La masacre de Tulsa: lo que Estados Unidos quiso olvidar

Se ha estrenado recientemente la serie Watchmen, basada en el exitoso cómic de Alan Moore. El telón de fondo de esta ficción es un hecho histórico: la masacre de Tulsa, ocurrida en 1921. Un hecho vergonzoso de la historia norteamericana. Un hecho que después intentaron borrar, olvidar, meter bajo la alfombra.

La masacre de Tulsa, un episodio oscuro de la historia de los Estados Unidos

Tulsa, una ciudad del estado de Oklahoma, se caracterizaba por tener una población afroamericana más educada y de mejores medios económicos que en el resto de la nación, con el distrito de Greenwood siendo apodado como la ‘Wall Street Negra’.

En este distrito los afroamericanos tenían más de 300 negocios. Incluyendo dos salas de cine. La riqueza de esta población fue uno de los motivos de fricción con la población blanca del estado sureño. Esto se sumó a una temporada de incidentes raciales que terminaron con alrededor de mil víctimas mortales. Así, dejaron a Tulsa en una situación similar al de un barril de pólvora a punto de explotar. Solo necesitaba una chispa y esta se llamó Dick Rowland.

El incidente que detonó la masacre de Tulsa

El 30 de mayo de 1921, Rowland, un joven de color de 19 años que trabajaba lustrando zapatos, fue denunciado de atacar a Sarah Page, una adolescente blanca de 17 años. Las circunstancias del incidente son aún confusas. Lo que sí se sabe es que aunque Page nunca presentó cargos contra Rowland, las autoridades arrestaron al lustrador de zapatos.

El 31 de mayo, una multitud de manifestantes blancos armados se reunió afuera del tribunal donde Rowland estaba recluido. Querían lincharlo. La población afroamericana de Tulsa, quienes creían en la inocencia de Rowland, fueron a defenderlo.

La discusión entre la población blanca y afroamericana llegó a un momento crítico cuando una gresca entre dos hombres terminó en violencia e intercambio de disparos. El saldo final fue 10 blancos y dos afroamericanos muertos.

A consecuencia de este incidente la población blanca decidió entrar en el distrito de Greenwood con sed de venganza. La violencia se extendió hasta el 1 de julio. Se utilizaron aviones para bombardear la ‘Wall Street Negra’ con bombas de queroseno. Tulsa fue la primera ciudad estadounidense que sufrió este tipo de ataque en toda la historia del país.

Cuando terminaron los disturbios, 35 cuadras habían sido incendiadas. Inicialmente se reportó que solo 36 personas fallecieron. Investigaciones posteriores suben la cifra al menos a 300 muertos.

Dejaron la ciudad en ruinas y centenares de muertos.
Buscando el olvido

Después de los incidentes, una frágil paz se mantuvo en la ciudad de Tulsa. Los incidentes de 1921 eran como un oscuro secreto en la historia de Oklahoma. Era algo desconocido incluso para algunos de sus propios habitantes. En 1996, a 75 años de la masacre de Tulsa, se autorizó la creación de una comisión para investigar los disturbios.

Su reporte final fue entregado en febrero de 2001. Se recomendó pagar reparaciones tanto a los sobrevivientes y familiares de la masacre; otorgar becas a los descendientes de las víctimas de los disturbios; invertir en el distrito de Greenwood y la creación de un parque que conmemora la tragedia, el cual fue construido en 2010.

En la página de la Sociedad Histórica de Tulsa se exhiben increíbles registros fotográficos de la masacre de Tulsa. Un evento triste y lamentable, que nunca debe olvidarse. Aunque algunos lo hayan preferido.

Fuente https://www.washingtonpost.com/history/2019/10/08/tulsa-searches-mass-graves-race-massacre-that-left-hundreds-black-people-dead/
Curiosidades relacionadas