¿Se necesitan estudios para ser político?

diploma

Si nunca has puesto en duda que para sanar animales es necesaria la carrera de Veterinaria, o que para diseñar edificios hay que ser arquitecto, no debes dar por supuesto que para ejercer en política hay que ser politólogo, abogado o economista.

Si te apasiona el mundo de la política, pero no posees ningún estudio universitario, te alegrarás al saber que, en nuestro país, una carrera específica no es un requisito para desempeñar un cargo político. Es más, por muy descabellado que te parezca, ni siquiera es necesaria la posesión de ningún tipo de estudios, ni tan solo el Graduado Escolar, el título de la ESO o el Bachillerato son requisitos para llegar a ser alcalde, diputado, incluso presidente del Gobierno. Ahora bien, cabe decir que los seis presidentes de nuestra democracia se decantaron por el estudio de las leyes. Desde Leopoldo Calvo Sotelo hasta el actual Mariano Rajoy, todos ellos estudiaron la carrera de Derecho.

En el lado opuesto, encontramos casos sorprendentes como el de Cayo Lara -líder de IU-, cuya profesión anterior era la de agricultor, y no posee más formación académica que la educación básica, o Rosa Díez –de UPyD, que tampoco posee estudios universitarios y anteriormente ejercía de administrativa.

Por lo que respecta al dominio de lenguas extranjeras, los datos no son muy alentadores pues, como en la gran mayoría de personas de su generación, no existe gran habilidad en el manejo de los idiomas que no sean la lengua materna. Sin embargo, es cierto que se está experimentando un incremento en el número de licenciados dentro de las formaciones políticas. Según los expertos, rondaría en alrededor de un 70% de los menores de 31 años que cuenta con carrera universitaria y practica la política en España. Además, un 30% de entre ellos ha tenido experiencias en el extranjero. Estos datos son precisamente una extrapolación de la propia sociedad española a las esferas políticas.

Más preocupante que los idiomas parece la escasa experiencia profesional de la mayoría de nuestros políticos pues, la mayoría de ellos, se ha incorporado a las organizaciones nada más concluir con sus estudios, lo cual no les ha dado margen para trabajar en otras organizaciones y, según la opinión de algunos expertos, les aleja de la realidad de la sociedad. En cualquier caso, parece evidente que los partidos políticos eligen a sus dirigentes teniendo más en cuenta su fidelidad hacia la fuerza política que sus méritos profesionales o académicos.

Fuente
Curiosidades relacionadas