El meteorito que extinguió a los dinosaurios causó al instante una montaña de 20 kilómetros

extra_large-1479908486-cover-image A principios de este año, se realizó un esfuerzo innovador que logró perforar el cráter que surgió por el impacto del asteroide que extinguió a los dinosaurios. El hecho fue aclamado como un «éxito fantástico», desde entonces, el equipo ha utilizado estos datos para reconstruir el famoso evento paso a paso.

En un informe publicado en la revista Science, el equipo dirigido por el Consorcio Europeo para la Investigación Oceánica de Perforación (ECORD) explica cómo la colisión creó una masa efímera que se alzó tanto como cualquier montaña que haya habitado en la Tierra, antes de que se derrumbara pocos minutos después.

«Habían dos modelos existentes para explicar la formación de cráteres del impacto que eran bastante contradictorias», afirma Joanna Morgan, autora principal y profesora de geofísica en el Imperial College de Londres, en declaraciones a la BBC. «Uno de ellos era relativamente tranquilo. El que hemos demostrado es mucho más dinámico y catastrófico. Mucho más enérgico».

Se sabía con anterioridad que el asteroide, de 15 kilómetros de ancho, golpeó la Península de Yucatán, en la costa de México, con la fuerza de casi un millar de bombas atómicas.

Las muestras del núcleo, junto con el modelo matemático detallado, han puesto de manifiesto la historia casi insondable del impacto. En tan sólo 10 segundos, el material terrestre fue forzado hacia afuera, creando un pliegue de hasta 25 kilómetros de altura.

Aproximadamente 45 segundos posteriores al impacto, las paredes del cráter comenzaron a ceder y el material acabó cayendo, de nuevo, en el cráter a velocidades supersónicas. En tan sólo en un minuto, la montaña se formó y se destruyó.

Se ha encontrado que el granito en este sitio se deformó y se fracturó en un modo sin precedentes. Representaba claramente un impacto destructivo, cosa que el equipo ha logrado representar con éxito.

Este impacto cambió el mundo; la bola de fuego y los megatsunamis dieron paso al oscurecimiento del cielo y el colapso de las cadenas alimentarias. A pesar de que los dinosaurios no aviares ya estaban en declive, el impacto del asteroide acabó con ellos, junto con un total de entre el 50 y el 75% de la población animal mundial.

 

Fuente http://science.sciencemag.org/content/35...
Curiosidades relacionadas